Zimbabue despide al exmandatario Robert Mugabe

Desde la mañana de este sábado (14.09.2019) hicieron su llegada una veintena de jefes de Estado africanos, entre los que estaban los presidentes sudafricano Cyril Ramaphosa, keniano Uhuru Kenyatta y ecuatoguineano Teodoro Obiang Nguema, además de decenas de miles de personas que se congregaron en el Estadio Nacional deportivo de Harare, ubicado en la capital zimbabuense.

Justicia de Paz expulsa a «Jesús Santrich» por retomar las armas

El féretro que llevaba los restos del expresidente llegó al lugar, donde fue recibido por varios cortejos militares y civiles que desfilaron por el estadio, y por los vítores y cantos de zimbabuenses que contemplaron el acto desde las gradas.

Robert Mugabe falleció el 6 de septiembre a la edad de 95 años, en un hospital de lujo de Singapur en el que era tratado desde hacía años. Obligado a renunciar, Mugabe dejó un país sacudido por la represión y arruinado por una crisis económica sin fin que hundió a una gran parte de su población en la miseria. En noviembre de 2017, el ejército empujó a Mugabe a la salida, tras su decisión de expulsar a Mnangagwa, entonces vicepresidente, por sugerencia de su esposa, Grace Mugabe. La entonces primera dama codiciaba de forma cada vez más abierta la sucesión de su marido nonagenario.

“A pesar de algunas dudas sobre lo que algunos calificaron de errores […] la posición del Gobierno es muy clara”, declaró el actual ministro de Relaciones Exteriores, Sibusiso Moyo. “El difunto presidente es un ícono”, aseguró. “Hizo mucho bien, desde el punto de vista del Gobierno no es ni más ni menos que un héroe nacional”, añadió.

Mugabe no solo dividió a su país en vida, sino también tras su muerte, debido a la cuestión del entierro. Durante varios días, su familia batalló para que fuera inhumado en su pueblo del distrito de Zvimba, a un centenar de kilómetros de Harare. El Gobierno de su sucesor, Emmerson Mnangagwa, deseaba por el contrario enterrarlo en el “Campo de los Héroes”, el panteón local. La disputa concluyó cuando se decidió enterrar al “camarada Bob”, como lo apodaban los dirigentes de su partido, en el monumento nacional de Harare, pero no antes de un mes, para que dé tiempo a construir un mausoleo.

mn (afp, dpa)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba