YASunidos insiste en que pregunta sobre el ITT es viable pese a que producción petrolera en la zona comenzó hace varios años

Ocho años después de que el colectivo YASunidos presentó ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) las 753.000 firmas necesarias para pedir una convocatoria a consulta popular sobre la extracción de crudo en los campos Ishpingo, Tiputini y Tambococha (ITT), en el Parque Yasuní, estas alcanzaron el certificado de legitimidad democrática y ahora se espera que en menos de un mes la Corte Constitucional emita un dictamen que, de ser favorable, podría hacer que el 5 de febrero de 2023 en las elecciones seccionales se consulte también a los ecuatorianos por este tema.

¿Está usted de acuerdo en que el Gobierno ecuatoriano mantenga el crudo del ITT, conocido como bloque 43, indefinidamente en el subsuelo?, es la pregunta con la que el colectivo busca frenar la extracción en uno de los sitios de mayor biodiversidad del planeta.

Pedro Bermero, vocero de YASunidos, explica que no debe causar preocupación el que la consulta se llegue a realizar tanto tiempo después, ya que la pregunta tiene la característica de ser atemporal.

“La pregunta buscar salvar del exterminio a los pueblos en aislamiento, es clara y no importa la temporalidad en ese sentido, así que si ya se esté explotando o no, lo que hay que hacer es que si gana esta pregunta el Gobierno tiene que mantener el crudo que hasta ese momento esté bajo el suelo ahí”, dice.

Hasta septiembre de 2022, en el bloque 43-ITT existen 201 pozos perforados desde 2014, con una producción aproximada de 50 MBPPD (miles de barriles promedio por día). La producción de petróleo a agosto de 2022 alcanzó un promedio de 51.618 barriles y en estos momentos la explotación se concentra en el área de Ishpingo, donde existen trece pozos.

EP Petroecuador es la empresa que desarrolla el bloque, ubicado en Orellana, bajo las normas y parámetros más exigentes de operación, cumpliendo estrictamente con lo establecido en la Declaratoria de Interés Nacional de 2013 y el respectivo Plan de Manejo Ambiental, según dice.

Desde el inicio de las operaciones, en el bloque, Petroecuador ha implementado 531 mecanismos de protección ambiental, 392 son áreas biológicamente sensibles (ABS) y 139 salvaguardas ambientales, dentro y fuera del Parque Nacional Yasuní.

El área permisada, en el bloque 43 dentro y fuera del Parque Nacional Yasuní, es de 280,19 hectáreas, de las cuales solo 172 se han utilizado para el desarrollo del campo petrolero y Petroecuador afirma que realiza constantes monitoreos biológicos para constatar la salud de la flora y fauna existente en la zona.

En cuanto a la pregunta y la posibilidad de frenar la producción, Fernando Santos Alvite, exministro de Energía, considera que es una interrogante obsoleta, formulada cuando aún no había producción.

“A la fecha ya hay hechos consumados, hay contratos firmados, producción diaria, la pregunta se tendría que reformular para dejar en claro que lo que se quiere es suspender la producción en el Yasuní, algo distinto a lo que se está proponiendo originalmente, la consulta no cabe, los hechos han cambiado”, menciona.

El exministro explica que la demora que tuvo la pregunta hizo que pierda su efecto práctico, aspecto primordial de toda iniciativa de consulta.

“El ITT junto con el bloque 31 y el 16, que son contiguos, Petroecuador estima que puede llegar a una producción de unos 200.000 barriles por día, con técnica y capital suficiente. Entonces estas zonas son la esperanza para incrementar la producción, es la zona más interesante para esto, así que suspenderla y archivar este campo sería un gravísimo daño para la economía del país”, subraya.

Fuente El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba