Xavi se harta y exige a Piqué dedicación exclusiva en el FCBarcelona

Gerard Piqué, uno de los capitanes del Barcelona y aspirante a convertirse en un futuro en presidente de la entidad, ha pasado a ser un gran problema. Tanto para una directiva que aún no sabe cómo hacer frente a su salario (unos 15 millones de euros brutos por año) y a las cantidades que aún se le adeudan (algo menos de 50 millones), como para un entrenador que no acepta su papel de pluriempleado.

El técnico Xavi Hernández, durante el transcurso de una reunión mantenida hace unos días con Piqué, exigió al futbolista que su dedicación como jugador del Barcelona sea exclusiva. No solo eso. Advirtió al defensa que, a sus 35 años, su estatus como pieza indiscutible en el equipo cambiará a partir de la próxima temporada.

Piqué, a quien el ex presidente Josep Maria Bartomeu renovó en octubre de 2020 hasta el 30 de junio de 2024 para poder espaciar los pagos, asumió la reprimenda de Xavi Hernández. Pero el futbolista también dejó claro a su antiguo compañero de equipo y ahora capataz que no tiene intención alguna de dejar el club este verano. Considera Piqué que está en disposición de alcanzar aún un nivel competitivo notable e incluso dice estar dispuesto a asumir la rebaja salarial que le presentarán los dirigentes del Barcelona.

 

Y ahí una de las claves del entuerto. Según admiten desde la cúpula del club azulgrana, a Piqué le quedan por cobrar alrededor de 50 millones de euros entre cantidades diferidas y primas contractuales. Todo ello aparte de su salario bruto anual de 15 millones por curso. Es decir, el central debería percibir 80 millones en las dos temporadas que le restan de contrato. (D)

ES

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba