(VIDEO) Gustavo Alfaro: Podemos quedarnos al costado y llorar las cosas que no tenemos, pero esa no es la forma

Gustavo Alfaro, seleccionador nacional, atendió a los medios de comunicación este día lunes, en la previa de su partido de comprobación ante Japón, desde la ciudad de Düsseldorf y con una premisa de por medio.

La falta de gol, ese fue el denominador común de la rueda de prensa de Gustavo Alfaro este día lunes en horas de la mañana, antes de enfrentar a Japón en el que será el último partido amistoso de cara al Mundial de Qatar 2022.

Cómo solventar la falta de gol de una forma práctica. “El 50% de las transiciones terminaban en nuestro arco, con lo que era muy difícil sostener el arco en cero. Corregimos en sistema y en los siguientes encuentros tuvo seis partidos con el arco en cero; eso permitió clasificar al Mundial sin mermar nuestra ofensiva. Cuando generas situaciones y no concretas, caes en el lugar común que es ausencia de gol. ¿Qué podemos mejorar? Las pelotas paradas, las asistentes, la cantidad de gente que metemos en el área; las cosas simples que no nos cuestan tanto, las pequeñas cosas. Analizar bien un video y lo que estamos buscando, eso nos dará la mejora en ese aspecto, sin olvidar de que nuestra premisa es el arco en cero y mantener la capacidad de mantenernos ofensivos. No es que iniciamos un campeonato, lo estamos terminando después de la Eliminatoria”.

Lo que le ha transmitido al grupo. “También podemos quedarnos a llorar las cosas que no tenemos o las ausencias, cosas que todos los equipos tenemos. Sentimos que nos faltan algunas cosas, pero elegimos potenciar las muchas cosas buenas que tenemos. Trabajamos con todos en conseguir una mayor eficacia”.

Finalmente, la influencia y lo que quiere potenciar en Gonzalo Plata, Moisés Caicedo y Piero Hincapié. “Yo les digo a los jugadores lo que tengo y que puedo mejorar al rendimiento del equipo, pero hay jugadores que tienen la capacidad de trascender un poco más. Son los casos de Gonzalo Plata y Moisés Caicedo, quienes a pesar de su juventud, tienen que no conformarse con que sus rendimientos sean buenos. Ellos pueden mejorar a los que tienen a su alrededor, quizá sean jóvenes aún, pero tienen esa capacidad. El pico de mayor rendimiento está entre los 25 y los 30 años, es ahí donde se da, y ellos son chicos que 21 y 22 años a los que ponemos un peso duro sobre sus espaldas, cuando aún no han transitado lo que necesitan. No podemos trasladarles más exigencias. Pasa lo mismo con Piero Hincapié en la defensa. Son chicos a los que disfrutamos a una edad muy temprana. Tenemos que sopesar las exigencias y las responsabilidades, pero no tengo duda de que más adelante van a brillar por lo que son y por lo que influirán en los demás”. (D)

FE

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba