[VIDEO] Detalle: La séptima remontada en la historia de Barcelona fue la más feliz

La remontada del Barcelona no ha sido calificada como histórica de manera gratuita. Es real: nunca en Europa se dio vuelta a un 4-0. Nunca. Ni el Bayern Múnich, ni Real Madrid, ni el mítico Milan, ni nadie. La hazaña no es sólo eso, es de hecho un hito.

Por eso no hay un punto de comparación. Lo hay, si acaso, con el propio Barcelona, que con el 6-1 contra PSG (6-5 la llave) sumó su séptima remontada continental, una razón más para que se desate la euforia ‘culé’.

La primera vez que Barcelona logró una remontada fue contra el Ipswich Town inglés en la Copa Uefa de 1977. Fue un 3-0 en la ida de los octavos de final que en casa terminó en un 3-0 a favor (goles de Cruyff -2- y Rexach), lo que obligó a definir por penaltis. La cuenta terminó 3-1 a favor del Barcelona.

La segunda historia feliz se escribió en la temporada siguiente (1978-79), contra el Anderlecht. El equipo belga era uno de los más fuertes de Europa y allí encajaron los ‘culé’ un doloroso 3-0. El hombre del banco era Müller y los jugadores que igualaron la serie eran Heredia, Zuviría y Krankl. En penaltis ganó Barcelona 4-1.

Pasaron 7 años y el rival a vencer era el suizo Göteborg. De nuevo el equipo español encajó un 3-0 en la ida y esta vez fue un solo hombre el encargado de lograr el 3-0 en casa: Pichi Alonso. Ese día también hubo penaltis y en esa instancia los suecos fallaron y perdieron 4-5. También cuenta la historia que en esa final contra el Steaua, que también se decidió desde los 11 pasos, los españoles fallaron todos sus cobros. Pero ese no es el recuerdo que buscan los hinchas hoy.

Un nuevo capítulo feliz se vivió en 1993/94 cuando la Champions League ya se llamaba así. Fue contra Dínamo de Kiev en dieciseisavos, que se impuso 3-1 en la ida. En el banquillo del Barcelona se sentaba un tal Cruyff y los intérpretes de su orquesta, Laudrup, Bakero y Koeman, lograron un contundente 4-1 final.

Fue necesario esperar al final del siglo, la temporada 1999/2000, para volver a sonreír por cuenta de una remontada. El rival era el Chelsea y el técnico de Barcelona era Louis van Gaal. En la ida, en Stamford Bridge, ganaron los ingleses 3-1 en una gran demostración de fútbol; pero en el Camp Nou, en otro recital, los goles de Rivaldo, Figo y Dani y el descuento de Flo (autogol) dejaron el marcador 3-1 y obligaron a la prórroga.

Esa noche feliz marcaron en la prórroga Rivaldo y Kluivert y el duelo terminó 5-1. Esta era, hasta la noche del miércoles 8 de marzo de 2017, la más importante motivación.

Antes de PSG, el último antecedente era el de la Champions de 2012/2013 contra el Milan, que se impuso en la ida de los octavos de final por 2-0 en el San Siro. En la vuelta en el Camp Nou, ya de la mano de Lionel Messi y con la dirección de Tito Vilanova, el resultado fue un inapelable 4-0, goles de Messi (2), Villa y Jordi Alba.

El último capítulo, el más feliz que se recuerde y el que por muchos años será la motivación de todo jugador e hincha ‘culé’, se escribió el 8 de marzo en el Camp Nou: 4-0 en la ida frente al PSG y 6-1 en la vuelta.

JG

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba