Valpacífico pidó al Isspol cancelar millonarias operaciones irregulares con bonos de deuda interna y externa

El entonces gerente general de Valpacífico, José Ibáñez Santos, advirtió en varias cartas sobre operaciones no contempladas en la ley por parte de su cliente, el Instituto de Seguridad Social de la Policía (Isspol), y pidió que se las cancelara. Estas advertencias se unieron a las otras que hizo la Superintendencia de Bancos.

La primera alerta se dio el 1 de junio de 2018 por la compra de papeles relacionados con $ 2,6 millones de bonos de deuda interna que se emitieron para pagar a los maestros y realizada con Luis Domínguez Viteri, gerente general de Ventura Casa de Valores y presidente de Rusticussi S.A. El entonces director del Isspol, el coronel David Proaño Silva, firmó un contrato privado con Domínguez en el que se llamaba a la inversión “Pacto de Compra Futura – Reporto Privado de Valores”.

Domínguez explicó a este Diario que la operación fue privada y que el Isspol “ofrecía liquidez a cambio de una garantía y rentabilidad en el tiempo”. El 8 de marzo recibió la aprobación del directorio y ese día el Instituto le entregó $ 2,6 millones para que comprara los bonos de deuda interna, que se pusieron en custodia en el Banco Central a nombre de Domínguez. A su vez él le pagaría al Isspol según los montos y plazos negociados en un contrato privado y los bonos estaban como garantía de la inversión. En esta operación intervino Ventura Casa de Valores.

Ibáñez solicitó al Isspol que deshiciera esa inversión por no estar permitida por la ley y Proaño respondió el 11 de junio confirmando que la operación había sido cancelada. El gerente de Valpacífico informó sobre esta operación al entonces Intendente de Mercado de Valores, Miguel Ruiz. Sin embargo, la inversión se repitió, pero esta vez con Rusticussi S.A., compañía que no está registrada en el Mercado de Valores. Los títulos comprados son bonos de deuda interna en seis operaciones y su valor nominal es de $ 1,9 millones indicó Domínguez al aclarar que no está atrasado en sus pagos con el Isspol.

Los accionistas de Rusticussi son Luis y Daniel Domínguez con $ 400 cada uno. En su balance de 2018, la compañía detalló “préstamos de entidad estatal” por $ 2,7 millones y entre sus flujos “adquisición de activos financieros por $ 2,5 millones”. Mencionó que son 17 bonos del Estado ecuatoriano que generan un pago de interés fijo de 8 %. Como sus pasivos reconoció la deuda con Isspol por $ 2,7 millones en “Reportos privados”, con una tasa de interés promedio anual de 7,5 % y vencimientos en 2022.

Fuente: El universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba