Política

Unos ‘quiebres’ de cintura hace Paco Moncayo en tarima

Paco Moncayo sale a la tarima. Ahí está, ahí está, dicen. Son unas mujeres que hablan en coro y se alegran. Lo miran y flamean banderas naranja. El candidato del Acuerdo Nacional por el Cambio también se emociona y saluda con la mano derecha y sostiene el micrófono con la izquierda.

Bajen las banderas, bajen las banderas que quiero verlos a todos; quiero ver a mi gente, dice y hace un paneo por toda la avenida Amazonas, en la capital, el sábado anterior: cientos de simpatizantes lo esperan.

Se toma un tiempo, mientras suena la canción de su campaña. El ritmo hace mover a las masas y él también ensaya un quiebre de cintura. Y sonríe.

Se calma, piensa y decide hablar: “¡Ya basta!, ¡ya basta! ¡ya basta de injusticias!: niños que no pueden ir a la escuela, jóvenes que no pueden ir a las universidades, que son perseguidos, que no encuentran empleo, mujeres agredidas…, a todos estos problemas es hora de decirles ¡ya basta!”. Y sus simpatizantes hacen coro: “Yaaa bastaaa, yaaa bastaaa…”.

Y suena la música, Moncayo aprovecha el momento para tomar aire y desarrollar su discurso: “Ecuatorianos, estamos cansados de todo esto… En toda la geografía, el pueblo ecuatoriano reclama ¡justicia!, ¡justicia!, ¡justicia!…”. Y la gente le acompaña en coro: “¡Justicia!, ¡justicia!”. “Justicia para los que han asaltado los fondos del Estado, para los defensores, de los derechos humanos, de la naturaleza, para los perseguidos”, afirma, y luego calla, mientras la gente sigue avivando. Es cuando aprovecha para desarrollar sus temas: habla de justicia para los más de 450 mil que no tienen trabajo; para los más de 900 mil jóvenes que no estudian ni trabajan…

Hace una nueva pausa y vuelve a levantar furor cuando habla de “los maestros perseguidos, a los que no les han pagado sus jubilaciones”.

Las pausas le sirven para ir anunciando sus propuestas, pero cuando siente que sus simpatizantes bajan el interés de escucharlo, levanta la voz para hablar de la corrupción y reta al presidente Rafael Correa a entregar la lista de los implicados en el caso Odebrecht.

Y termina su discurso con fuerza: “El 19 de febrero vamos a votar con el alma en favor de una esperanza…”. (I)EU_LV

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba