Una UPC de barrio en Atacames funciona como aula de clases para 18 niños de escasos recursos

El salón de reuniones de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de un barrio de Atacames, sur de Esmeraldas, se ha convertido en una improvisada aula de clases para 18 niños de escasos recursos económicos.

Son los niños que residen en el sector La 13, zona conocida como conflictiva del barrio Nueva Esperanza, dentro del área urbana. La iniciativa surgió a inicios de este año, cuando uno de los menores llegaba a la UPC y saludaba con Luis De La Cruz, coordinador de esta estación de Policía.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba