Política

Una mezcla de emociones se vivió durante último enlace ciudadano de Rafael Correa, como Presidente de Ecuador

Este sábado 20 de mayo de 2017, no fue un día común para Rafael Correa, quien desde que inició su habitual informe de labores 523, estaba consciente de que era la última vez que se dirigía a su país de esta manera. El Presidente de la República, que estuvo 10 años en el poder, este 24 de mayo entregará el mandato a Lenín Moreno, su sucesor. Su despedida del espacio sabatino estuvo cargada de una mezcla de emociones, que terminó en lágrimas de él y de todos quienes formaron parte de los enlaces ciudadanos.

Tal y como lo había anunciado semanas atrás, este sábado se realizaría la última sabatina, dirigida por Rafael Correa. Este informe de casi cuatro horas, que fue cuestionado por varias ocasiones por la oposición, calificándolo como un vano gasto público, se convirtió quizá en un hábito de millones de ecuatorianos, quienes esperaban el fin de semana para prender sus televisores, radios o computadores para escucharlo.

Incluso, todos los medios de comunicación se vieron obligados a realizar turnos los fines de semana para dedicarse a seguir los temas que el Presidente Correa planteaba en sus enlaces. Incluso empezó a marcar la agenda de la prensa.

Desde que el Presidente Rafael Correa asumió el poder, el manejo político del país cambió. Este economista de profesión no encontró mejor manera que abrir un espacio sabatino para informar a los ciudadanos sobre la gestión que desempeñaba durante toda la semana.

Pero además se crearon espacios como “La mentira de la semana”, “Ecuador productivo”, “La cantinflada de la semana”, entre otros, en donde el Presidente Correa aclaraba temas específicos, principalmente se encargó de desmentir publicaciones periodísticas o malas interpretaciones.

Su personalidad tan particular y el manejo tan fluido del discurso convirtieron a este espacio en la palestra perfecta para abordar cualquier tipo de tema, que minutos después destapaba la polémica nacional.

Este sábado, el enlace ciudadano, tuvo un toque diferente, las cientos de personas que acudieron al parque Samanes de Guayaquil sabían que era la última vez que compartirían un tiempo así con Rafael Correa. Mientras que él, aunque intentaba contener sus sentimientos, en varios momentos se quebrantaba.

En la multitud sobresalían algunas banderas del movimiento político que él fundó, pero también carteles y fotografías en donde sus seguidores simplemente le agradecían por su trabajo de una década.

Al iniciar la sabatina reconoció tener un “nudo en el estómago” y que tenía una serie de emociones. Mientras detallaba la agenda oficial de la última semana, jamás dejó de destacar el trabajo que logró, junto a la revolución ciudadana, en estos últimos 10 años.

Este último enlace ciudadano tuvo de todo un poco, pero el momento más emocionante fue cuando el artista Jorge Luis del Hierro subió al escenario a cantar la canción que había compuesto al Presidente saliente. Sus seguidores flameaban las banderas de Alianza PAIS y de Ecuador, mientras aplaudían su gestión.

Cuando la canción terminó, el Presidente Correa se levantó de su silla para abrazar al artista y para agradecer nuevamente a los ecuatorianos por el respaldó que tuvo en su gestión. “10 años maravillosos, solo tengo palabras de gratitud”, expresó al recordar que el trabajo de estos años fue posible gracias a la cooperación de todo un equipo especializado, al que también invitó subir a la tarima.

Los abrazos continuaron, incluso agradeció al “Mashi” Maldonado que tradujo la agenda presidencial al quichua y el único que tenía la suficiente confianza para bromear con el Presidente Correa, quien está a días de dejar el poder y regresar a una vida normal con su familia. Mientras tanto, Ecuador se alista para recibir al nuevo presidente, Lenín Moreno y así adaptarse a su manera de gobernar.

(DRT)

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar