Tratamiento con hormona de crecimiento, ¿una solución?

Luisa Badillo notó que a pesar de tener la misma edad que sus compañeros de clases lucía más pequeña que ellos, pero esta percepción no causó molestia hasta que en las olimpiadas deportivas de su academia no entró en el club de baloncesto por su estatura. “Yo tenía 9 años cuando me diagnosticaron déficit de la hormona del crecimiento”, cuenta Badillo, que se sometió al tratamiento con esta hormona por 5 años.

“Cuando inicié medía 1,20 metros y lo concluí midiendo 1,35 m”, asegura Badillo.

La endocrinóloga quiteña Paola Jervis, del centro Endocare, explica que este tipo de déficit puede ser hereditario si el padre o la madre lo sufre por causa genética. “Hay otras causas como una lesión cerebral grave. Ahí no es hereditaria”, agrega.

El tratamiento, explica, consiste en suministrar al infante hormonas biosintéticas, que son extraídas de la bacteria Escherichia coli, a través de la técnica de la recombinación del ADN. Se lo inyecta en zonas donde se concentra la grasa corporal como la barriga. El costo varía de acuerdo con el peso y la dosis requerida según el paciente. “No todos los niños tienen el mismo metabolismo, hay que estudiarlos para ver las reacciones que tiene”, señala Jervis.EU_LV

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba