TEMOR EN LOS NEGOCIOS POR EXTORSIÓN

En la pandemia muchos fueron despedidos y con su liquidación, ahorros o préstamos bancarios, comenzaron un emprendimiento. Partiendo desde una ilusión y sin ser experto contable,  buscamos que el negocio sea rentable, algunos aprenden a manejar los activos y pasivos sin haber pasado por una clase de contabilidad, pero siempre anhelamos tener ganancias que pérdidas y al final el objetivo es ir progresando poco a poco y a futuro dar empleos.

Todo negocio al principio es difícil, hasta contar con una cartera de clientes que permitan estabilizarte, caso contrario se corre el riesgo de fracasar. Y es que los expertos siempre nos recomiendan al momento de emprender conocer del negocio y realizar hacer un FODA (Fortaleza, oportunidades, debilidades y amenazas) y dentro de las amenazas nos encontramos con la delincuencia.

Muertes violentas y robos se han incrementado en el país lo que ha hecho que la ciudadanía sienta ese temor de perder dinero y la vida; y por eso optan por cerrar su negocio. Mientras que otras personas siguen intentando salir adelante con medidas de seguridad como cerramiento a su local y cámaras de seguridad, aunque hoy en día no son suficientes.

Dueños de locales indican que ya no se puede trabajar porque ahora las bandas delincuenciales no están necesitando armas para robarte, sino que te piden la famosa “vacuna” que no es otra cosa que una extorsión para un supuesto cuidado que no es ni siquiera garantizado. Parece irónico que pillos te pidan dinero para cuidarte, pero es la realidad en la que vivimos.

La Federación de Cámaras de Comercio de Ecuador reporta que negocios de cantones pequeños de la Costa pagan entre USD 1.500 y USD 2.000 al mes por extorsión de bandas criminales, el valor varia dependiendo del negocio. Reportes de negocios bajo amenaza llegan de cantones pequeños de la Costa como Naranjal, Quevedo, Babahoyo, Milagro o incluso Santo Domingo.

El problema se agudiza cuando no le pagas a estas bandas y llegan las amenazas que se pueden evidenciar de diferentes formas: cartas, mensajes vía whatsapp, llamadas telefónicas, disparos o tacos de dinamita al local y por último si no le haces  caso, te matan.

El viernes 8 de julio pasado en un asadero de pollo a las 03:30, un hombre no identificado colocó explosivos. En cámaras de seguridad quedó registrado el accionar de esta persona, que causó daños en una de las puertas enrollables del local. Cerca del asadero, alrededor de la medianoche una tienda de la misma cuadra también fue atacada, pero a balazos. Los orificios quedaron en la puerta de dicho local.

Según el Grupo de Intervención y Rescate (GIR), de enero a diciembre del 2021 se registraron 52 alertas con explosivos a nivel nacional. En esa cifra se incluyen explosiones, destrucción de granadas y neutralización de objetos sospechosos. Mientras que en lo que va del 2022 ya son al menos 80 casos atendidos por los agentes especializados; la mayoría de las explosiones han sido en Guayas y Esmeraldas, las dos provincias que también registran la mayor cifra de asesinatos.

El Art. 185 del Código Orgánico Integral Penal señala “la persona que, con el propósito de obtener provecho personal o para tercero, obligue a otro, con violencia o intimidación, a efectuar u omitir un acto o negocio jurídico en perjuicio de su patrimonio o el de un tercero”, comete el delito de extorsión.  Recibe una pena de 3 a 5 años.

Además, recibe una pena privativa de libertad de 5 a 7 años, de acuerdo a las siguientes circunstancias:

1 Si la víctima es una persona menor de 18 años, mayor a 65 años, mujer embarazada o persona con discapacidad, o alguien que padezca enfermedades que comprometan su vida.

2 Si se ejecuta con la intervención de una persona con quien la victima mantenga una relación laboral, comercio u otra similar o con una persona de confianza o pariente dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad.

3 Si el costreñimiento (Fuerza o violencia física o psíquica que se ejerce sobre una persona para obligarla a decir o hacer algo contra su voluntad) se ejecuta con amenaza de muerte, lesión, secuestro o acto del cual puede derivarse calamidad, infortunio o peligro común.

4 Si se comete total o parcialmente desde un lugar de privación de libertad

5 Si se comete total o parcialmente desde el extranjero.

Personal de inteligencia de la Unidad Nacional de Investigación Antisecuestros y Extorsión (UNASE) pide a la ciudadanía que no tema y denuncie, porque el objetivo es que la policía tengan mayor efectividad al momento de capturar a las bandas delincuenciales. Operativos se han realizado en el país para dar con los responsables de extorsionar a dueños de negocios, se ha logrado la captura de los autores materiales, pero las autoridades intentan llegar a los intelectuales, saber quién o quiénes estarían detrás de todo esto que tiene atemorizado a la ciudadanía.

J.0

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba