Tecnología

Una semana con el Honor Magic Watch 2: una batería infinita para un reloj de altas prestaciones

Después de dos semanas largas utilizando el nuevo Honor Magic Watch 2, lo primero que hay que decir es que a pesar de llevarlo siempre puesto, incluso de noche, solo tuvo que pasar por el cargador una vez, y eso fue a los 12 días de haberlo estrenado. Ya solo po eso este reloj valdría la pena, pero hay mucho más que contar sobre él.

Desde luego, el nuevo reloj intelgente de Honor no puede negar de dónde viene. De hecho, podríamos decir que, salvo por algunos detalles de color externos, es prácticamente el hermano gemelo del Huawei Watch GT 2, presentado por el gigante chino a finales del año pasado. Misma pantalla, mismo procesador, mismo software y, eso sí, el doble de memoria interna, 4 GB en lugar de 2. Y a un precio bastante más reducido, 169 euros frente a los 240 del modelo de Huawei.

Pantalla sobresaliente

Lo primero que llama la atención es lo bien que se ve la pantalla, donde los colores, y los negros, aparecen perfectamente definidos y destacan incluso a pleno sol, algo importante para un reloj. Se trata de un panel Amoled de 1.39 pulgadas (en el modelo de 46 mm) con un brillo de hasta 800 nits, y eso se nota a simple vista. Por cierto, el bisel que hay alrededor de la pantalla no sobresale en absoluto, de forma que al pasar el dedo para activar alguna función encontramos una superficie lisa, continua y sin bordes o escalones. Algo que desde luego resulta muy agradable al tacto.

El reloj es muy ligero (solo pesa 41 gramos), está fabricado en acero 316L (el mismo que se utiliza en la industria aeroespacial) y puede sumergirse hasta una profundidad de 50 metros (5 atmósferas de presión). Se vende en dos tamaños, con pantallas de 42 y 46 mm. y es posible elegir entre 1.400 esfers diferentes, o incluso crer una personal con nuestras propias fotos, Las correas, intercambiables, pueden ser de dos tipos: de goma y especialmente tratada para no provocar alergias o irritaciones en la piel, o de piel, lo que le confiere un aspecto más serio y menos deportivo.

El sistema operativo es el Lite OS, de Huawei, y su manejo resulta sencillo e intuitivo. A primera vista, da la impresión de que el dispositivo ofrece pocas opciones, pero eso no es cierto. En cada apartado es posible ir profundizando y «toqueteando» hasta dar con lo que buscamos, e incluso encontrarnos con cosas que no buscábamos pero que pueden resultar útiles, o simplemente divertidas, en un momento dado.

Como suele suceder con los relojes inteligentes, la mayor parte de la configuración hay que realizarla desde la app asociada en el móvil (en este caso la «app» Salud, de Huawei), y aquí es donde se encuentra uno de los puntos más débiles del producto. Si nuestro teléfono es Android, no tendremos ningún problema, y podremos monitorizar en la «app» toda clase de información sobre nuestra actividad deportiva, desde las pruebas de estrés a calidad del sueño, el ritmo cardíaco o la respiracición y el peso. Hay que admitir que las posibilidades de control y seguimiento son muchas (el reloj incluye hasta 15 modos de entrenamiento) y cubren más que de sobra los más diversos aspectos de nuestra salud y de nuestra actividad deportiva.

Pero si emparejamos el reloj con un iPhone (el reloj es compatible con el iOS de Apple) la cosa cambia, y mucho. La «app», en este caso, es mucho más limitada y ofrece muchas menos opciones. Se podría decir que se limita a poco más que lo básico, y eso puede resultar decepcionante. Por no poder, ni siquiera podremos activar las ya citadas pruebas de estrés o instalar esferas personalizadas con nuestras propias fotos. Algo que es una característica muy exclusiva de este reloj en particular.

Otra cosa que no es posible, ni con Android ni con iOS, es pagar con el reloj, una función que en estos tiempos de pandemia resulta extraordinariamente útil para no tener que tocar el dinero o el plástico de las tarjetas de crédito. Esperemos que Honor tome nota y añada esta importante funcionalidad que sí tienen otros relojes desde hace tiempo.

En cuanto al procesador, como hemos dicho, el Magic Watch 2 incorpora el mismo que el Huawei Watch GT 2. Se trata del Kirin A1, diseñado por Huawei específicamente para esta clase de dispositivos. Gracias a él, el uso de todas las funciones del reloj resulta fluido e inmediato. Pero la característica más sobresaliente es la gestión que hace de la batería (que es de 455 miliamperios), lo que permite a Honor presumir de una duración de hasta 14 días (¡dos semanas completas!) sin pasar por el cargador.

En nuestro caso, teniendo activado el GPS y la medición del ritmo cardíaco, que el reloj hace automáticamente cada pocos minutos, la carga rozó los 12 días de uso. Y eso habiendo escuchado música en alguna ocasión durante paseos o entrenamientos y habiéndolo utilizado en varias ocasiones (no más de tres o cuatro durante los días de prueba), para hablar por teléfono directamente desde el reloj. Un rendimiento, por lo tanto, realmente excepcional. Al final, y con menos del 5% de carga, el reloj tardó exactamente 53 minutos para volver a estar al 100%.

En resumen, y salvo los dos puntos negativos reseñados (opciones muy limitadas al emparejarlo con un iPhone y la imposibilidad de pagar con él) se trata de un dispositivo sobresaliente y a un precio que lo hace difícil de resitir. La increíble duración de la batería es, sin duda, su característica más destacada.

Fuente: https://www.abc.es/tecnologia/informatica/soluciones/abci-semana-honor-magic-watch-2-bateria-infinita-para-reloj-altas-prestaciones-202006020951_noticia.html

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar