Cómo las máquinas aprendieron a engañar a los humanos (y cómo esto nos podría ayudar)

Damas, ajedrez, Scrabble y Go. Uno por uno, las computadoras han ido conquistando algunos de los juegos más populares del mundo.

A esa lista ahora se le suma el póker, aunque los jugadores a menudo recurren al bluff o engaño para vencer a sus oponentes.

Escolares chinos trabajan de forma ilegal fabricando dispositivos inteligentes de Amazon

El 12 de julio, por primera vez en la historia, un robot jugador de póquer llamado Pluribus venció simultáneamente a varios competidores humanos en la modalidad más popular de este juego de cartas: Texas Hold’em sin límite.

Estas pueden ser malas noticias para los jugadores de póker en línea, pero ¿podría ayudar a la humanidad en otros aspectos más útiles?

¿Por qué para las computadoras es difícil jugar póker?

Durante décadas, el póker se había considerado «demasiado complejo» para que las computadoras lo aprendieran de manera automática.

A diferencia del ajedrez, donde se ven todas las piezas y movimientos, el póker es un juego de «información imperfecta» debido a que se juega con cartas ocultas y los jugadores tienen solo una noción parcial del estado de la partida.