Una semana con la DJI Osmo Action: el mayor dolor de cabeza de GoPro

Las cámaras de acción se han convertido en un compañero de fatigas. Son muy cómodas y prácticas cuando uno sale a practicar su deporte favorito. O para grabar secuencias bajo una perspectiva diferente, subjetiva, en donde se aprecian detalles de una manera espectacular. Pero a este formato le pasa como a «kleenex»; todo el mundo se piensa que es una GoPro, que representa a este tipo de dispositivos.

No es para menos puesto que la marca es la que impulsó este tipo de minúsculas cámaras, es líder de ventas y, además, es la utilizada para encajarla con multitud de modelos de drones. Pero hay más vida, y DJI, el mayor proveedor de aeronaves no tripuladas, quiere hacerse con un trozo del pastel. Se ha estrenado por todo lo alto con la nueva Osmo Action, que en líneas generales se comporta de manera brillante en la mayoría de escenarios aunque presenta ciertas limitaciones a la hora de la verdad.

Facebook lo sabe todo sobre ti, estos son los datos personales que le regalas a Mark Zuckerberg

Por lo pronto tiene un enfoque más propio de un uso doméstico que profesional, pero contiene algunas especificaciones óptimas para sacarle cierto partido para producciones de gran calidad. De la DJI Osmo Action se puede destacar, así de primeras, su doble pantalla de visualización, siendo la primera en incorporar una pantalla frontal en la que ver lo que estamos grabando y no solo la información de los ajustes de cámara.

Ficha técnica

Dimensiones65 x 42 x 35 milímetrosPeso134 gramosPantalla1.4 pulgadas y trasera de 2.25 pulgadas. Ambas con 750 nitsSensor12 MP CMOS 1/2,3 pulgadas y apertura F2.8 con 145 gradosObturación120-1/8000 segundosGrabación4K, cámara lenta a 720 fpsFormatosJPEG/JPEG+DNG, MOV, MP4AlmacenamientomicroSD (Max. 256 GB)Batería1.300 mAhPrecio349 euros

Otro aspecto determinante es su construcción; es totalmente hermética, con lo que existe la posibilidad de sumergirse bajo el agua sin necesidad de una carcasa adicional. Su interfaz de uso resulta muy intuitiva: menús limpios y sencillos permiten cambiar de un modo a otro en cuestión de dos toques. Entrando en las posibilidades que ofrece la cámara, hay que valorar su esfuerzo para el sistema de grabación a 4K de hasta 60 cuadros por segundo. Su resultado es una calidad de imagen más que decente en buenas condiciones de luz, aunque con una nitidez quizás algo exagerada. Se echa de menos la posibilidad de controlar el nivel de nitidez y saturación deseadas.

También cuenta con un modo «slow motion» (cámara lenta) mejorable. No se pueden esperar mejores resultados a los que pueda dar un smartphone de gama media-alta. Una resolución 1.080 p de hasta 240 fps cuyo rendimiento gráfico cae considerablemente en comparación al modo vídeo 4K estándar. Cuenta con la posibilidad de realizar, además, secuencias en cámara rápida («timelapse») aceptables, pero sin una calidad de imagen sobresaliente. Este es su principal escollo, dado que otros productos del mercado dan mejores frutos.

El rango dinámico de los sensores que se pueden encontrar en las cámaras deportivas no suele ser suficiente para rendir en escenas de poca luz o con mucho contraste entre luces y sombras, pero gracias al llamado «modo vídeo HDR» que incorpora esta cámara se consiguen resultados que cubren el expediente en comparación con sus rivales. La parte negativa es que en este modo se pierde su estabilizador de imagen. Una función que se antoja indispensable para producir tomas en movimiento de forma fluída y suave.

Otro punto positivo de la Osmo Action es la posibilidad de cambiar el perfil de imagen de «normal» a «D-Cinelike», teniendo como resultado una imagen menos saturada que podremos retocar más fácilmente en postproducción. Para los usuarios más avanzados existe la posibilidad, incluso, de modificar manualmente parámetros básicos como apertura de diafragma, obturación y sensibilidad ISO.

En el apartado fotográfico sorprende la posibilidad de disparo en formato de imagen RAW, que permite una edición no destructiva de la fotografía y un angular. Eso sí, aunque distorsiona en las esquinas, no genera ese efecto barril tan desagradable como exagerado que encontramos en otras cámaras. Se trata, pues, de una muy buena opción si lo que se busca es una cámara de acción 4K para tus vacaciones o para grabar tus progresos sobre la tabla de surf, pero genera dudas más allá de un uso meramente trivial.

Fuente: https://www.abc.es/tecnologia/electronica/fotografia/abci-semana-osmo-action-mayor-dolor-cabeza-gopro-201908050145_noticia.html