Hisense Infinity 12, un gama media que sorprende

Hisense es una marca china que estás harto de ver en todos los centros comerciales, principalmente por sus televisores. Pero la realidad es que, paso a paso, de manera firme, la compañía se está ganando un hueco en el sector de los «smartphones». La gama media es su área de actuación y Hisense ya se ha ganado un lugar destacado.

Hisense Infinity 12 es un terminal que, siendo sincera, me ha sorprendido para bien. Hay muchos «smartphones» en el rango de los 200-300 euros y diferenciarse no es fácil. Pero creo que este terminal, cuyo precio es de 259 euros, cuenta con características que conseguirán atraer un usuario medio que busque un precio asequible en un móvil que combine «lo viejo» con «lo nuevo». Y con esto, ¿a qué me refiero? Vamos a ello.

Para empezar, el Hisense Infinity 12 ofrece un diseño «premium». Evidentemente, no estamos hablando de un terminal con dichas características, pero tampoco estamos ante un «smartphone» de plástico o rudo. Combina el aluminio con una elegante trasera de cristal en tonos rosas (también lo hay en negro y azul) muy suave al tacto y nada resbaladiza, que podemos proteger con la funda de plástico que incluye en su caja. Todo un detalle por parte de la compañía, que también te obsequia con una pequeña gamuza para que la pantalla luzca siempre perfecta y un protector para la misma.

El terminal, que pesa solo 155 gr., cuenta con una pantalla de 6.19 pulgadas con una resolución HD+ de 1500 × 720 píxeles. Hablamos, sin duda, de un buen panel con efecto de pantalla infinita en el que destaca un gran «notch», donde se encuentra la cámara y el altavoz. Si bien es verdad que esta popular ceja tiende a ser cada vez menor, o incluso hay fabricantes que ya optan porque desaparezca (los terminales más nuevos), el panel es lo suficientemente grande como para que no incomode. Pero eso es cuestión de gustos.

Falla, sin embargo, el brillo automático en el exterior. En condiciones de alta luminosidad, hay veces que cuesta ver con claridad la pantalla. Por ejemplo, al hacer una foto o acceder al menú. Sí funciona a la perfección el desbloqueo facial (muy rápido, por cierto), así como el sensor de huellas, que se sitúa en la parte trasera del terminal.

En la parte inferior está el micrófono, el altavoz y la entrada tipo USB-C. Ya sabéis que este es el último tipo de conexión que están incluyendo todos los terminales y que permite, entre otras cosas, una carga o transferencia de datos mucho más rápida. Pero, además, para los más nostálgicos, el Hisense Infinity 12 no trae puerto «jack» para los auriculares. Por suerte, incluye (sin que lo tengas que comprar aparte, como sucede con otras marcas), el adaptador para que puedas escuchar música con los auriculares que también vienen en la caja. Por cierto, muy similares a los EarPods de Apple. Se adaptan perfectamente y ofrecen un sonido decente.

En el lado izquierdo, el terminal cuenta con el botón que permite el acceso rápido a Google Assistant, muy útil, y la ranura para las tarjetas. En el derecho, los tradicionales botones de volumen y encendido/apagado. Y en la zona superior, otro micrófono.

Fotografía

Con respecto a sus capacidades fotográficas, el Hisense Infinity 12 monta una doble cámara trasera de 12 Mpx con apertura ƒ/1.8 y otra de 5 Mpx con flash LED para las tomas nocturnas. Además, capta imágenes con efecto «bokeh» y graba vídeo a 1080p y 30 FPS. La delantera, de 16 Mpx y apertura ƒ/2.0 con flash, tiene luz «selfie» para que nada falle. También graba vídeo a 1080p y 30 FPS.

Lo mejor es su Inteligencia Artificial que te permite elegir entre las escenas que tiene predeterminados: retrato, playa, nieve, amanecer… Los 120 escenarios que ofrece resultan de gran ayuda para quienes no son muy duchos en hacer fotografías.

En condiciones de buena luminosidad, las fotografías que capta el Hisense Infinity 12 son buenas. El tan demandado modo belleza, el efecto «bokeh» o el HDR ayudan, además, a conseguir unas buenas instantáneas.

Resultado óptimo

Con respecto al rendimiento, destaca su potente batería de 3.500 mAh, que a mi me ha durado día y medio en alguna ocasión. Claro que estos datos son siempre relativos porque depende del uso que le demos al terminal. Pero hay que tener en cuenta que el Hisense Infinity 12 no es un «smartphone» para «gamers», por lo que su autonomía promete para quien busque un terminal que no quiera cargarlo a diario. Sí puede usarse para juegos (de hecho vienen algunos preinstalados), o para ver series, poniendo a prueba una pantalla que ofrece una resolución y sonido muy decente. En estos casos, la batería se nota. Y tarda en cargarse algo más de dos horas. Cabe reseñar que no tiene sistema de carga rápida.

Y tampoco es un «smartphone» para «gamers» porque tiene 4GB de RAM y 32 GB de memoria interna ampliable con micro SD hasta 160 GB. Estas característica han de tenerse muy en cuenta porque para una parte de usuarios serán insuficientes. Para otros no. Sucede lo mismo con el procesador que monta: un Qualcomm Snapdragon 450 de ocho núcleos.

Si bien es verdad que no incorpora un chip de última generación ni tiene unas altas prestaciones, el rendimiento del Hisense Infinity 12 está asegurado para un usuario poco exigente, que busque un terminal resolutivo pero sencillo a la vez que moderno en cuanto a diseño y determinadas prestaciones (como el desbloqueo facial, Google Asistant o las opciones de cámara). Funciona sobre Android Oreo.

Fuente: https://www.abc.es/tecnologia/moviles/telefonia/abci-hisense-infinity-12-gama-media-sorprende-201903250222_noticia.html