Telegram y Youtube usados para difundir pornografía y datos bancarios personales, reveló investigación

Los cibercriminales encontraron en las apps de mensajería instantánea un lugar seguro para vender productos ilícitos.

Diversos grupos criminales encontraron en las aplicaciones de mensajería instantánea y Youtube un lugar seguro para vender drogas, objetos robados, datos personales de tarjetas de crédito y hasta pornografía infantil o abuso sexual.

En los últimos años, apps como Telegram o Discord adquirieron popularidad entre el crimen organizado porque las ocupan para comerciar productos ilícitos desde la red oscura, que es una parte de la web a la que se accede a través de servidores específicos.

En la investigación hecha por el programa de la BBC «File on 4», se detalló que los pedófilos difunden enlaces con contenido pornográfico y de abusos sexuales a través de Telegram y Discord.

Estos criminales también utilizan Youtube, donde publican entre los comentarios los links con el material, el cual es localizado por los compradores gracias a palabras clave indexadas por los motores de búsqueda.

Victoria Baines, una especialista en cibercrimen que trabajó para la Europol y para la Agencia contra el Crimen Grave Organizado de Reino Unido (SOCA), declaró para la BBC: «YouTube es indexado (referenciado) por Google, lo cual significa que si eres un espectador ‘principiante’, a falta de un concepto mejor, de material de abuso infantil es posible que empieces por googlear».

La experta agregó «y mientras Google trata de poner restricciones a esa práctica, esos enlaces son de acceso público en la web, lo cual significa que quienes tengan la curiosidad o busquen un espacio cerrado, pueden acceder al material a través de ahí».

Los criminales logran difundir sus enlaces a pesar de que la plataforma de videos tiene tolerancia cero y que ha invertido en tecnología para combatir el contenido con abusos sexuales infantiles.

El vocero de Telegram mencionó que tardan una hora en procesar las denuncias sobre abuso sexual infantil, pero que trabajan para agilizar los procesos, además de que su equipo hace «búsquedas proactivas» para alejar el contenido pornográfico y la propaganda terrorista de la plataforma.

Discord, diseñada para intercambiar mensajes entre los integrantes de las comunidades de gamers, es otra aplicación que los criminales usan para persuadir a los menores de edad de enviarles fotografías explícitas y donde existen chats dirigidos a jóvenes de entre 13 y 17 años con comentarios sexuales.

El director de la firma de seguridad IntSights, Ariel Ainhoren, comentó para el medio que una vez encontraron un grupo en la que se difundió una lista de precios para imágenes de abuso infantil. Este chat fue desactivado pero antes se publicó una dirección de correo electrónico para ventas futuras.

«El usuario ofreció gigabytes de pornografía y material pedófilo: nueve gigabytes por US$50, 50 gigabytes por US$500, Y 2,2 terabytes, lo cual es una gran cantidad, por unos US$2.500», detalló el directivo sobre el usuario que también comercializó foros sobre abuso sexual infantil y violaciones.

Fuente: Infobae