Diez días con el nuevo teléfono Xiaomi Mi 8 Pro: solo tiene un «pero», la batería

Me lamento, sí. Porque mis expectativas con este móvil eran muy altas. Y lo siguen siendo. Pero para mi, el Mi 8 Pro tiene un pero imperdonable. Una característica por la que no le puedo dar el sobresaliente que en realidad merece. Se va a quedar en un notable. Y seamos sinceros: no es lo mismo sacar un 7 que un 9. Pero la batería tiene la culpa.

Xiaomi es líder en tecnología. Está pisando muy fuerte en nuestro país y más desde que han abierto sus tiendas. Sus «smartphones» quitan el hipo, como el Pocophone, o el mismo Mi 8. Pero el Mi 8 Pro con su batería de 3.000 mAh se queda muy, muy corta. En este aspecto, el terminal se merece algo más.

Este es el único punto negativo que ofrece este dispositivo que cuenta con sensor de huellas dactilares bajo la pantalla. Quienes no estén acostumbrados a este tipo de desbloqueo, se econtrarán raros. Cuesta adaptarse y en realidad son más lentos que los tradicionales sensores con los que cuentan la mayoría de los «smartphones», ya sean en la carcasa trasera o en la frontal. No creo que sea más rápido ni más eficiente. Pero funciona a la perfección. Al fin y al cabo, los terminales tienen que ir innovando y ahora, el sensor bajo la pantalla, es la nueva apuesta.

El diseño del Xiaomi Mi 8 Pro sí es de sobresaliente. Cuenta con una trasera de vidrio transparente (muy resbaladiza, menos mal que viene con funda), que expone una cubierta decorativa hecha a mano con componentes electrónicos. Llama -y mucho- la atención. Ojo, no son los componentes reales.

Esta innovación sí merece la pena reseñar. Se trata de algo único que solo el gigante chino ha hecho y por ello es uno de los teléfonos inteligentes de aspecto más exclusivo del mercado. Además, cuenta con esquinas redondeadas y llaman la atención sus detalles en rojo (el botón de encender y apagar y las circunferencias de la doble cámara trasera), que le confieren un toque muy llamativo.

Ficha técnica

Pantalla6,2 pulgadasResolución2.248 x 1.080 p. (Full HD+)Dimensiones154,9 x 74,8 x 7,6 mmPeso175 gramosProcesadorSnapdragon 845 a 2,8 GHzRAM8 GBMemoria128 GBCámaraDoble con 12 megapíxeles (F1.8 y F2.4) y frontal de 20 megapíxelesSOAndroid 8.1 Oreo + MIUI 9.6Batería3.000 mAhPrecio599 euros

En el borde inferior no hay minijack de audio, aunque sí viene el adaptador, algo a mi paarecer más incómodo. En este sentido, no es de extrañar que los auriculares bluetooth nos estén conquistando cada vez más. Lleva también conector USB tipo C, el micrófono y el altavoz.

Ni una pega se le puede poner también a la pantalla AMOLED de 6,21 pulgadas FullHD+ (2.248 x 1.080 pixeles) y ratio 19:9. Bueno, quizás (pero por reseñar algo sólo para los más quisquillosos) es el notch, ligeramente grande para ser un móvil de gama alta. La pantalla, a plena luz del sol, se ve perfecta, y los colores se ven totalmente nítidos.

El Mi 8 Pro tiene la misma configuración de cámara que el Mi 8: la doble trasera con IA es de 12 Mpx (F1.8 y F2.4) y frontal es de 20 megapíxeles. El sensor primario Sony IMX363 cuenta con píxeles de 1.4 μm y enfoque automático Dual Píxel. El resultado es este:

En cuanto a rendimiento, perfecto: monta un procesador Qualcomm Snapdragon 845, con una velocidad máxima de 2.8GHz y 8GB de RAM.