Un viaje en una montaña rusa con realidad virtual

Sensores de ubicación y movimiento, tarjetas de proximidad y video 3D con sensación de vértigo, es la tecnología que rodea a Quantum, una montaña rusa con realidad virtual desarrollada por colombianos.

La idea de la atracción, ubicada en el parque Mundo Aventura, es trasladar a los asistentes a una estación espacial. La misión: salvar a la raza humana. Una vez el usuario se pone las gafas de realidad virtual es trasladado a una guerra interestelar, al mejor estilo de las películas de Star Wars.

#sas_9343

Los colores, los personajes, los sonidos y, sobre todo, la sincronización exacta de los movimientos virtuales con los reales, permiten vivir una experiencia intensa e inmersiva.

El desarrollo de esta tecnología estuvo a cargo de un consorcio colombiano, conformado por diseñadores gráficos, productores creativos audiovisuales e ingenieros de sistemas. Iván Rodríguez, director de ingeniería del proyecto, le explicó a EL TIEMPO los retos que afrontaron para hacer realidad a Quantum.

“La particularidad de la montaña rusa es que sus vagones no tienen un movimiento constante en toda la atracción. Dado este problema, tuvimos que levantar planos y realizar pruebas para compensar y sincronizar los tiempos con el mundo virtual”, explicó Rodríguez.

Los expertos modelaron personajes, objetos, naves espaciales y planetas para darle vida a la historia virtual. El director de ingeniería detalló que se utilizaron programas informáticos como 3DMax y Maya. Luego, para agrupar los gráficos, usaron una plataforma llamada Unreal Engine 4, que se encarga de transformar el concepto en un videojuego.

Montaña rusa con realidad virtual

El correcto funcionamiento de la atracción está a cargo de ocho personas. Ya se encuentra disponible para el público.

Foto:

Ministerio TIC

“Este es un juego de video en tiempo real. No es una experiencia de realidad virtual sola. La gente puede experimentar caídas y adrenalina pura. En últimas, logramos construir un nuevo lenguaje que permitió dar vida a un producto integral”, puntualizó Rodríguez.

Mezcla de sensaciones

Por supuesto. La probamos. Y efectivamente, la atracción transmite sensaciones de vacío intenso, pues el usuario ‘recorre’ precipicios y abismos espaciales.

“El vértigo es el efecto más fuerte que uno puede sentir en la montaña rusa. Hay desequilibrio en las subidas y bajadas, que generan una mezcla de tranquilidad, pero también de desenfreno. Es importante que una persona que no esté acostumbrada a estas sensaciones tenga mucho cuidado”, advirtió Yesid Aguilar, asistente al evento inaugural de la atracción Quantum.

Sin embargo, la experiencia resulta corta. Con un minuto y medio de recorrido, los asistentes posiblemente quisieran más emoción. Además, los vagones resultan muy estrechos para personas altas.

“Nosotros usamos un visor industrial y no comercial. Los carros cuentan con sensores de aceleración, ópticos e infrarrojos que se encargan de medir el peso y así determinar la velocidad. Toda esta información se recoge en un microcontrolador y es enviada inalámbricamente al visor”, explicó Iván Rodríguez.

Atracción de Mundo Aventura

La montaña rusa se eleva a 15 metros de altura, alcanza los 34 km/h y puede movilizar a hasta 400 personas en una hora.

Foto:

Mauricio León

El proyecto

Quantum es operada por ocho personas, quienes se encargan de instalar los visores a los visitantes, la seguridad y, en general, del correcto funcionamiento de la operación.

Juan Carlos Rosas, subdirector de mercadeo del parque Mundo Aventura, explicó que la creación del proyecto tardó aproximadamente un año y medio.

“En este momento la realidad virtual es tendencia a escala mundial y quisimos innovar para seguir mostrándonos frescos, para que tanto pequeños como adultos nos visiten. La realidad virtual da la oportunidad de contar historias de formas diferentes”, dijo Rosas.

La inversión del proyecto, según el subdirector de mercadeo del parque, fue de 2.200 millones de pesos, dinero que planean recuperar en dos o tres años.

“Nosotros dividimos el proyecto en dos fases. Por un lado desarrollamos la parte de contenido y realidad virtual, y de otra parte diseñamos la infraestructura. Contratamos a dos empresas, Artefacto Comunicación y Uno Uno 11”, informó el ejecutivo.

La atracción ya se encuentra abierta al público y permite movilizar a hasta 400 personas en una hora. La montaña rusa tiene 15 metros de altura y la velocidad promedio es de 34 kilómetros por hora.

“Para nosotros fue un reto como empresa independiente. Queremos que esta tecnología se convierta en un caso de éxito y, por qué no, pensar en replicarla en otras partes de la región y el resto del mundo”, concluyó Iván Rodríguez.

fuente: http://www.eltiempo.com/tecnosfera/novedades-tecnologia/asi-es-la-montana-rusa-con-realidad-virtual-de-mundo-aventura-192050