BioByte, proyecto de la UTE, entre las ‘Ideas para cambiar la Historia’

Estudiantes de Ingeniería Mecatrónica de la UTE entre los diez semifinalistas para el concurso internacional de History Channel ‘Una Idea para Cambiar la Historia’. Su propuesta es BioByte, un dispositivo que permite la aplicación de fármacos a través de la piel mediante vibraciones ultrasónicas inofensivas, sin necesidad de recurrir a jeringuillas u otros instrumentos.

“Nuestro objetivo es evitar la incomodidad de una inyección en el paciente, evitar los posibles daños hepáticos por la ingesta continua de fármacos, e  incrementar la eficiencia del fármaco en su aplicación”, explicó Fidel Mena, estudiante de la UTE y coautor del proyecto. Solo dos proyecto representarán a Ecuador, y BioByte es la única realizada por estudiantes universitarios del país.

Junto con Esteban Viteri, Bryan Plazarte, y Fernando Arias tuvieron que investigar por aproximadamente seis meses aspectos médicos y farmacológicos. “Esto fue lo más complicado ya que no es nuestra área de experticia”, agregó Viteri. Una vez finalizada la investigación, en tres meses realizaron el primer prototipo.

Como sus creadores explican, el cavitador se coloca sobre el brazo del paciente. Las pulsaciones ultrasónicas abren los poros de la piel y el software administra el fármaco en la dosis requerida, evitando así la inyección.

Al ver el óptimo funcionamiento de su idea decidieron participar en el torneo internacional Robot Games Zero Latitud 4.0, que se realizó en Quito en mayo pasado. La competencia es una de las más reconocidas de la región y en su cuarta edición incluyó más de 20 delegaciones universidades del Ecuador y de países como Colombia, México, Perú y Argentina.

Los tres estudiantes participaron en la categoría de Impacto Tecnológico, la cual busca proyectos que resuelvan una problemática social. En esta recibieron el segundo lugar por su trabajo, mientras que en el Reto del Pacífico Guayaquil  recibieron un tercer lugar y la invitación a una competencia de robótica en Rumania.

“Hemos mejorado el prototipo para hacerlo más portable y más funcional”, comentó Mena. Esperan incluir una función que mida los signos vitales y hábitos biológicos para que el aparto automáticamente analice el fármaco correcto que debe administrar.