Alemanes persiguen satélites desde la Antártida

Desde la ventana del Dr. Robert Metzig se avista un paraíso. El cielo absorbe escasos rayos de sol y en el mar flotan trozos gigantes de hielo. A pocos metros, una colonia de pingüinos parece querer hacerle compañía a todo aquel que se acerca.

«Siempre es emocionante estar en la Antártida porque puedo ver hermosos paisajes y eso me conmueve. También me ayuda a recargar las baterías», cuenta este físico especializado en satélites de la Universidad Técnica de Dresden. Actualmente, funge Metzig es director de la Estación Alemana de Recepción Antártica, conocida como GARS (del inglés, German Antarctic Receiving Station).