Susana González, prefecta del Guayas, logró el aval para contratación del dragado en el Río Guayas.

 

 

El miércoles 1 de diciembre se subirá al portal la licitación nacional e internacional del dragado de los alrededores del islote El Palmar. Las ofertas se presentarán hasta el 27 de enero de 2022.

A 36 días de su posesión como prefecta del Guayas, Susana González anunció la decisión urgente de resolver un tema postergado por 53 años: el dragado del islote El Palmar, y sus alrededores en el Río Guayas.

El 31 de julio de 2020, en rueda de prensa, manifestó: “El dragado no solo permitirá que se reduzca el impacto de las inundaciones durante el invierno, sino que, además, le devolverá la navegabilidad al río”.

La importancia de dragar el río traspasa los límites provinciales pues es una obra esperada por todos los ecuatorianos.

El dragado garantizará que los alimentos lleguen a las mesas de cada hogar, que el ganado produzca leche y no como en algunos lugares que está afectado por falta de agua.

“La obra no solo consiste en beneficiar a cuatro ciudades sino es de beneficio para todo el Ecuador. Es esta provincia que siembra y exporta banano, cacao, que produce camarón y que genera todo un componente agropecuario que genera recursos al Gobierno Central”, dijo la Prefecta.

Luego de una exhaustiva revisión de toda la documentación técnica, legal, económica, así como de los estudios ambientales respecto al anterior contrato para garantizar transparencia en este nuevo proceso, hoy el dragado va porque va.

Susana González presentó el 10 de agosto pasado el proyecto de dragado de profundización de las áreas adyacentes al islote El Palmar en el río Guayas.

“Dragar el río, más que una obra es una ofrenda de amor a la ruralidad y a honrar el trabajo incansable de los guayasenses y de todos aquellos que hicieron de Guayas su hogar, la provincia que recibe a Ecuador entero, la provincia que jamás se detiene”, expresó durante el acto público en el Malecón de Guayaquil.

Allí anunció que el dragado tendría un valor referencial de unos USD 46 millones, es decir USD 44 millones menos que la contratación de 2018.

“Cristalizar una obra que contrarreste el cambio climático es vital, la obra más esperada por la provincia en beneficio del Ecuador entero: el dragado del río Guayas.

53 años de espera se acaban hoy con el lanzamiento de la primera fase del dragado, obra que devolverá a Guayas la fuerza de su río, fuente de productividad, progreso y desarrollo humano”, señaló.

Además de anunciar que se extraerán 2 millones de metros cúbicos más sedimentación a menor costo, respecto al contrato anterior, Susana González anticipó que el costo del dragado será pagado con fondos propios.

La Prefectura cuenta con recursos gracias a la reingeniería financiera que ha aplicado en su administración.

El proceso se inició con una convocatoria de interés a las empresas nacionales e internacionales que deseen ser parte del proceso.

En apenas tres días ya se habían registrado 27 compañías. Esta etapa de cerró con 64 empresas.

Durante la etapa de socialización del por qué la importancia de dragar urgentemente el río Guayas, la prefecta González lideró a fines de agosto recorridos en el área de sedimentación con miembros de la prensa nacional, así como autoridades y estudiantes de las universidades Ecotec, UEES, Politécnica, Católica y Estatal de Guayaquil.

Allí fueron testigos de la magnitud de arena que se encuentra acumulada en el río, lo que produce inundaciones, pone en riesgo la agricultura y ganadería y al mismo tiempo, la soberanía alimentaria. La Prefecta calificó a los bancos de arena como “un monumento a la indiferencia” que se terminará con el proceso del dragado.

Un recorrido similar realizaron el 15 de noviembre representantes de embajadas y consulados de once países de tres continentes. Ellos constataron junto a la prefecta la problemática de la sedimentación en los alrededores del islote El Palmar.

“Gobiernos amigos como España, Francia, Italia, Alemania, China y otros se mostraron interesados que sus embajadores hagan esta visita. Son de estos países muchas de las 64 empresas que están interesadas en el proceso”, expresó Susana González.

El 18 de noviembre en Quito, la primera autoridad de la provincia entregó la documentación al Contralor General del Estado, Carlos Riofrío. Fruto de la transparencia, el trabajo técnico y jurídico de este proceso el organismo de control emitió su informe favorable en menor tiempo de lo previsto.

El 22 de noviembre de 2021, cuatro días después, la Directora Nacional de Contratación Pública de la Contraloría, Sindel Vinueza, informó a la Prefectura del Guayas que el informe es pertinente y favorable.

Con este aval, el 23 de noviembre la Prefectura del Guayas notificó al Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop) la publicación de la contratación del dragado.

El siguiente paso se dará el miércoles 1 de diciembre. Ese día se publicarán los pliegos de la licitación en el Sistema de Contratación Oficial del Estado (SOCE). “De manera pública y transparente subiremos frente a la prensa los términos de referencia para que sean de conocimiento nacional e internacional”, expresó Susana González.

Lo que se viene después, según el cronograma del dragado, es la fase de preguntas de los oferentes que finalizará el 8 de diciembre y el límite para las respuestas y aclaraciones será el 16 del mismo mes.

La fecha final para la entrega de ofertas será el 27 de enero de 2022 mientras la fecha límite para la firma de contrato será el 14 de febrero.

A través de una planificación provincial, la Prefectura del Guayas trabajará además en las cuencas de los ríos Daule y Babahoyo donde la sedimentación está afectando el ingreso de agua para la agricultura por medio de las Juntas de Riego.

“No solo vamos a intervenir en la cuenca baja que es donde está el mayor problema, alrededor del islote. Vamos a intervenir también en las cuencas hídricas con dragas pequeñas de manera directa con nuestra Dirección de Draga y Drenaje”.

DATOS

El plazo estimado para la ejecución del contrato es de 900 (NOVECIENTOS DÍAS PLAZO), a partir del día siguiente de la autorización por escrito de inicio de la obra por parte del administrador del contrato, para lo cual se deberá notificar previamente la disponibilidad del anticipo.

El dragado tiene un valor referencial de entre USD 46 y 47, variación que tiene que ver con el aumento del precio del diésel; es decir USD 44 millones menos que la contratación anterior, realizada en 2018, que se acercaba a los USD 90 millones: USD 65 millones incluido IVA, con una tasa de interés de 6,98% a 12 años plazo.

Este nuevo proceso contempla extraer 6 millones de metros cúbicos, 2 millones de metros cúbicos más de extracción de sedimento que el proceso anterior y a menor costo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba