Mariela: “Mi idea es motivar a muchas mujeres a lograr sus sueños”

Desde su vivienda ubicada en la Coop. Héctor Cobos en Durán, Mariela Ramírez comercializa útiles escolares y artículos en su pequeño bazar.

Mariela Ramírez, habitante de la Cooperativa Héctor Cobos en Durán, siempre soñó con tener un local de comidas. Desde adolescente aprendió a preparar deliciosos platillos, su madre ha sido su guía. Ella accedió al Bono de Desarrollo Humano del MIES y hace dos años aplicó al Crédito de Desarrollo Humano (CDH) de 600 dólares. Gracias a ese dinero logró implementar en su hogar un mini bazar e iniciar su negocio de ventas de comida.

“Mi motivación fundamental fueron mis 5 hijos a quienes pude sacar adelante en sus estudios y comprarles sus útiles y materiales necesarios, ya que solo cuentan conmigo”, expresa Mariela. La jornada diaria de esta mujer emprendedora inicia a las 5 de la mañana, con la preparación de los productos que comercializa, entre ellos: empanadas, coladas y batidos; luego levanta a sus hijos, les plancha sus uniformes y les da su desayuno para que vayan a la escuela.

Ropa de vestir, juguetes y carteras son algunos de los artículos que expende Mariela Ramírez emprendedora del cantón Durán.

Ella ha sido parte de las Escuelas de Inclusión Económica del MIES, a través de las cuales ha logrado fortalecer su emprendimiento. “Las capacitaciones me permitieron, primero, tener una idea para mejorar mi negocio, cómo llevarlo a cabo, usar el capital semilla, ahorrar y además aprender sobre atención al cliente y marketing para poder vender de forma adecuada”, agrega.

Los Centros de Inclusión Económica son espacios destinados al fortalecimiento y sostenibilidad de los emprendimientos de las usuarias del CDH a través del acceso a financiamiento, mercados, tecnología social, capacitación y organización social.

Con el impulso del MIES Mariela Ramírez pudo cristalizar su negocio. Las empanadas y coladas que prepara son apreciadas por sus clientes en Durán.

Mariela cuenta que gracias a su constancia ahora tiene una clientela fija, diariamente alcanza un promedio de ventas de aproximadamente 30 dólares.

“Existen muchas mujeres que se sienten estancadas con sus necesidades sin poder adquirir conocimientos, pero ahora podemos integrarnos salir de la pobreza, tener oportunidades y recursos necesarios para disfrutar de un nivel de vida y bienestar en mejores condiciones”, señala la emprendedora.

El pasado 7 de mayo, Mariela participó en el “Diálogo Nosotras Emprendemos, Dejando Huella por el Empoderamiento Económico” que se desarrolló en la Unidad Educativa González Suárez en Durán. Según cuenta, este espacio les permitió expresar sus anhelos y necesidades; precisamente, uno de sus requerimientos tiene que ver con la simplificación de trámites para la obtención de permisos de funcionamiento y facturas.

La meta de esta emprendedora es lograr contar mayores productos para sus clientes.

“Pudimos expresar que como emprendedoras necesitamos ese tipo de capacitaciones para poder obtener registros de calidad para nuestros productos. Mi anhelo es que mis productos sean bien recibidos porque están hechos con mucha calidad, fruto de mi esfuerzo y dedicación por ser una mujer innovadora y fuerte para sortear los retos que la vida me ponga. Mi idea es motivar a muchas mujeres a lograr sus sueños, que nada las detenga ni las limite”, comenta.

La meta de esta emprendedora es elaborar nuevos productos para sus clientes y tener una marca o etiqueta para sus coladas y batidos, para ello continúa adelante con la idea de adquirir más conocimientos y técnicas que le permitan brindar un excelente servicio.

Fuente: MIES

ra