Ecuador propone acciones a la Unesco para salvaguardar la lengua sápara

Quito.- Ecuador propuso a la Unesco efectuar varias acciones para salvaguardar la lengua y cultura sápara, con el fin de proteger su patrimonio oral que se encuentra en peligro de extinción, ya que muy pocas personas lo hablan, informó el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC).

Esta propuesta surgió tras la reunión que mantuvieron en Quito el ministro ecuatoriano de Cultura, Raúl Pérez Torres, y el director del INPC, Joaquín Moscoso, con el subdirector general para África de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Firmin Edouard Matoko.

Pérez Torres, en declaraciones reproducidas por el INPC, indicó que Ecuador está implementando políticas públicas para promover acciones con el fin de alcanzar la revitalización de las lenguas indígenas y concretamente de la lengua sápara, con sus últimos hablantes.

Según las autoridades ecuatorianas, en la provincia de Pastaza (centro-este) son pocas las personas que hablan la lengua sápara, una cultura de varias comunidades que se asientan en un sector de la selva amazónica compartida con Perú.

En ese sentido, el director del INPC manifestó que es «urgente» la elaboración de un plan que «contemple el estado actual de la lengua y que busque que las iniciativas se encaminen a salvaguardar las manifestaciones relacionadas a la tradición oral».

Según el Inpc, actualmente existen tres hablantes de lengua sápara pura (dos mujeres y un hombre), mientras que la Unesco, en 2001, calculó que el número de miembros de esa etnia no superaba los 300 (100 en Ecuador y 200 en Perú).

«Octogenarios, portadores de los saberes ancestrales, corriéndose el riesgo de que sus conocimientos no sean transmitidos a las nuevas generaciones, por lo tanto, ameritan acciones de salvaguardia que permitan la revitalización de la lengua y de las manifestaciones culturales», subrayó el INPC en su comunicado.

La antropóloga y subdirectora técnica del Instituto, Gabriela López, afirmó recientemente que el proyecto se suma a otros esfuerzos que se han realizado en torno a gramática, diccionarios y otras actividades ligadas al ámbito educativo-lingüístico.

La idea -dijo- es lograr con los hablantes un registro de tradiciones, leyendas, cultura oral para, «de alguna manera, salvaguardar el lenguaje».

En el proyecto trabajan en conjunto el Ministerio de Cultura, el INPC y el Ministerio de Educación a través de la Secretaría Intercultural Bilingüe.

Con 14 nacionalidades indígenas, Ecuador tiene 14 lenguas ancestrales, de las que 8 están en peligro de extinción, un mapa lingüístico preocupante revelado el pasado 28 de enero en el lanzamiento del Año Internacional de las lenguas indígenas.

Una realidad que no es exclusiva de Ecuador, pues más del 80 % de lenguas en EE.UU. que no sean el inglés están en peligro de extinción, así como más del 90 % de las lenguas de Siberia, según fuentes de la Cancillería ecuatoriana.

Los datos se revelaron en enero en la sede del Ministerio de Exteriores, en Quito, durante el lanzamiento del Año Internacional de las Lenguas, en paralelo con el desarrollado por la Unesco, en París.

Según el Foro Permanente de Cuestiones Indígenas de la ONU, aunque los pueblos indígenas constituyen menos del 6 % de la población mundial, hablan más de 4.000 lenguas.

La pérdida de un idioma no sólo es una «tragedia» sino que con su desaparición se «violenta un derecho humano» y se pierde la «comprensión de lo que es la vida, la naturaleza, el cosmos», según dijo recientemente Ángel Tipán, secretario técnico del Consejo Nacional para la Igualdad de los Pueblos y Nacionalidades. EFE

ra