En Durán, adultos mayores disfrutan de sus años dorados en el Centro Diurno “Llenos de Vida”

Para Otilia Vaca, adulta mayor de 77 años, caminar desde su domicilio ubicado en la tercera etapa de la ciudadela El Recreo en el cantón Durán, hasta el centro diurno “Llenos de Vida” del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), no representa mayor dificultad, más bien es una alegría que comparte con sus compañeros.

Cuenta que tiene un solo hijo y que sus días pasaban en casa, en la soledad de sus recuerdos. “En mi casa me deprimía mucho, por eso tomé la decisión de ir caminando todos los días hasta el centro diurno, porque me gustan todas las actividades que realizamos, yo también canto y aquí hemos formado un grupo de música”, añade.

Enrique Ulloa, también acude al centro todos los días, es percusionista de profesión, y señala que el centro se ha convertido en un espacio para compartir diferentes experiencias de vida. “En este lugar nos conocemos y acompañamos, pero además compartimos las anécdotas de vida. Siempre me ha gustado la música y por ello nunca dejaré de tocar para alegrar la vida de las demás personas”, señala.

Al igual que Otilia y Enrique un total de 80 personas adultas mayores asisten a esta unidad de atención en donde se garantiza la protección integral de sus derechos. El Gobierno Nacional, a través de la política de corresponsabilidad, protege a las personas adultas mayores, reconociendo todo lo que han brindado en sus años de vida.

Daniel Vásconez, director Distrital del MIES Durán – Samborondón señala que para promover un envejecimiento digno es fundamental trabajar en el ámbito de la salud y la seguridad integral. “A través del programa Mis Mejores Años los adultos mayores, fortalecen áreas físicas, cognitivas y psicológicas, promoviendo un envejecimiento activo y saludable”, aseguró.

Los centros diurnos del MIES brindan servicio en horarios de 08:00 a 17:00 de lunes a viernes. En Guayaquil, Durán y Samborondón esta cartera de Estado atiende en centros residenciales, espacios activos y a través de visitas domiciliarias a 4.576 personas adultas mayores, con una inversión que supera los 3 millones dólares.

Fuente: MIES

ra