Situación de Refinería de Esmeraldas es “crítica”, según ministro ecuatoriano

Quito.- La situación de la Refinería de Esmeraldas, provincia en el oeste costero de Ecuador, es “crítica”, pero detener su funcionamiento le costaría al Estado alrededor de 1,2 millones de dólares diarios, reveló hoy el ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez.

Pérez, que acompañaba al presidente Lenín Moreno en una gira por ese centro petrolero, argumentó que la “repotenciación” en los últimos años de la refinería “no fue integral” sino focalizada y que, entre otros, hay “problemas serios” para almacenamiento del crudo.

La refinería, la más importante del país y bajo la potestad de la empresa pública Petroecuador, está actualmente bajo un “proceso de evaluación integral”, añadió el ministro, que ha pedido “a organismos de control revisar los contratos de la repotenciación” de la refinería.

Construida en los años setenta, el proceso de reconversión se inició a fines de 2007, en el primer año de Gobierno del presidente Rafael Correa, y se convirtió por tanto en uno de los proyectos emblemas de esa Administración.

El proyecto está previsto que concluya este mismo año, a un coste que superara los 1.380 millones de dólares.

En su informe sobre el sector, Pérez también se quejó de que en el Poliducto Pascuales-Cuenca “existen problemas de ejecución y fallas constructivas”; en el Proyecto Monteverde-El Chorrillo “también existen problemas”; y la “Planta de Licuefacción Bajo Alto fue construida en asentamientos diferentes de suelo”.

Y cierra su demoledor informe asegurando que “no ha existido interés” realmente en el proyecto de la refinería del Pacífico.

“Estamos buscando alternativas de financiamiento porque Ecuador no puede asumir esa inversión”, afirmó, por su parte, el presidente Moreno sobre ese proyecto en la provincia costera de Manabí.

Pérez explicó que no ha habido interés por parte de los inversionistas y que se están buscando nuevas fuentes de financiación para el proyecto, en el que se han invertido hasta ahora mas de 1.500 millones de dólares.

En su discurso, tras un recorrido por la refinería de Esmeraldas, el presidente Moreno habló de una “enorme irresponsabilidad” en la gestión del sector, lamentó que “el mal proceder de algunos haya afectado la reputación de este sector, que es puntal de la economía nacional”.

“Generalmente soy de rostro amable y sonriente, pero hay cosas que definitivamente borran la sonrisa de la cara (..) He podido comprobar que ha habido una enorme irresponsabilidad”, indicó.

E instó a todos los involucrados en este sector, el principal motor de la economía nacional, a corregir “los problemas técnicos con trabajo, eficiencia, honestidad, y transparentando la información”.

Sobre el proyecto de construcción de la refinería del Pacífico, expresó de que “si no hay interesados (en invertir) debe quedar descartado”, a la vez que aseguró que la joya de la corona de la industria petrolera ecuatoriana, el yacimiento Sacha, estará en manos de la empresa pública Petroamazonas.

La venta de crudo es una de las principales fuentes de ingresos de Ecuador, el socio más pequeño de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), con una producción de 510.000 barriles diarios. EFE

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba