Sin complicaciones, el Dortmund derrota 3-1 al Arminia y le sigue de cerca la pista al Bayern

 

¿No está Erling Haaland? Borussia Dortmund se las puede arreglar. Como visitante, venció 3-1 a Arminia Bielefeld por la jornada 9 de la Bundesliga. Emre Can, de penal, y los golazos de Mats Hummels y Jude Bellingham le dieron la victoria al equipo de Marco Rose, que sigue a un punto de Bayern Múnich en la lucha por el primer lugar.

El conjunto ‘negriamarillo’ no jugó un buen partido, pero aún así le alcanzó para derrotar a uno de los colistas de la Bundesliga. Arminia Bielefeld le peleó el encuentro durante los primeros 30 minutos, pero todo se rompió con un penal muy debatible. A partir de allí, todo se le hizo un poco más sencillo al visitante

El local incomodó al Dortmund durante los primeros minutos con un partido más luchado que jugado. Así fue como provocó ciertos errores rivales y tuvo alguna que otra aproximación a la portería de Kobel, que de todas maneras, transmitió seguridad a su equipo.

Los primeros 30 minutos carecieron de situaciones de peligro hasta que el árbitro cambió el partido al pitar un supuesto penal sobre Malen en una jugada muy debatible. Poco le importó eso a Emre Can, que acomodó la pelota de forma muy tranquila para poner el 1-0 en favor del equipo de Rose.

Con el tanto, el partido se le acomodó a Borussia Dortmund. Empezó a encontrar más espacios, sobre todo por la banda derecha con las subidas de Wolf. Pero, el segundo tanto llegó de pelota parada. Luego de un despeje, la pelota le quedó en el aire a Hummels, quien sacó una volea tremenda para vencer al arquero Ortega Moreno y concretar el 2-0. Golazo

La mala noticia para el partido fue la lesión de Kobel, quien fue reemplazado por Hitz. El arquero suplente tuvo algunas inseguridades en los primeros minutos. Sin embargo, salvó el descuento con una gran atajada a la mitad del segundo tiempo que podría haberle puesto emoción al partido.

Borussia Dortmund cerró el partido gracias a una acción individual descomunal de Jude Bellingham. El joven inglés dejó a cuanto jugador se le puso en el camino y hasta se dio el lujo de picarle el balón al arquero, de zurda, para concretar uno de los mejores goles del fin de semana, sin dudas.

Sobre el final del partido, quedó el gol del honor para el Bielefeld. Un penal bien ejecutado por Fabian Klos, luego de una falta de Hummels sobre Wimmer, le dio el 1-3. Anotación de la vergüenza, pero de la persistencia de un equipo que, con más determinación, puede generarle más peligro a sus rivales si se lo propone

Dortmund ganó y no extrañó a Haaland. Triunfo importante para seguir de cerca a Bayern Múnich, que también sigue ganando. Ambos se siguen escapando en lo más alto de la Bundesliga y apuntan a pelear mano a mano nuevamente el título

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba