Semáforos, letreros, nuevas rutas y más por obra de Aerovía, en Guayaquil

Los frenazos se volvieron comunes en la calle Julián Coronel en cuanto estuvieron operativos los semáforos colocados por la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) en la zona del Cementerio Patrimonial, en el centro de Guayaquil.

La mañana del lunes 22 de octubre, más de un conductor frenó a raya a pocos metros de los agentes de la ATM que fueron desplegados en el cruce con la calle Rumichaca, al advertir que estos hacían una señal de alto y luego de no advertir el rojo del semáforo.

A la puesta de estos aparatos en la calle Julián Coronel se sumó la instalación de señalética vertical, pero más vías han sido intervenidas por efecto del proyecto Aerovía, o específicamente por la obra de casetas en la avenida Quito, planificada para los próximos días.

En un lapso de once días, entre el sábado 20 y el miércoles 31 de octubre pasado, la ATM cambió el sentido de la calle José Mascote en sus más de 50 cuadras. Iba de centro a sur y ahora los conductores la utilizan para avanzar al norte, ya que incluso fue habilitado un enlace hacia la av. Luis Cordero Crespo que pasando por la Universidad Laica se conecta con la av. de las Américas.

La ATM también cambió el sentido de ocho cuadras de la av. del Ejército, para ir al sur de Julián Coronel a Hurtado, donde la calle se corta por el cerramiento de la piscina olímpica.

Freddy Granda, director de Planificación de la ATM, está a cargo de los cambios que buscan dar fluidez al tránsito en el centro de la ciudad ante la pérdida de carriles en la Quito.

Según el general Luis Lalama, director de Operaciones de la ATM, el cierre parcial de aquella arteria sur-centro es de al menos ocho meses.

La calle Vicente Piedrahíta también tuvo una modificación en las tres cuadras entre Rumichaca y av. Quito. Harold Sotomayor comentó que “de un día para otro” ya no pudo girar a Piedrahíta. Contó que iba por la av. Quito y que agentes le cortaron el avance cuando se aprestaba a ejecutar el giro.

Ahora el tránsito en ese tramo es de este a oeste y lo toman conductores de buses de Durán que van al paradero de la av. Quito a recoger usuarios que vuelven al vecino cantón.

Así, la calle José Mascote dejó de ser opción de acceso al centro para conductores que yendo por la avenida Pedro Menéndez Gilbert la tomaban en vez de la calle Machala.

Hay señalización, pero habituados a la ruta, conductores han avanzado en contravía en la zona de las salas de velación de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, siendo frenados por agentes de la ATM.

La calle Rumichaca ahora tiene enlace con la avenida Julián Coronel. De ahí los semáforos en el área del cementerio, pero dueños de negocios como Fernando Gavilánez, propietario de un local de repuestos de automotores, lamentan que ya no esté permitido el parqueo.

También existe restricción en la zona del camposanto. Vendedores de flores lamentaron que ya los conductores no puedan detenerse, salvo si dejan un pasajero. (I)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba