Se inicia instrucción fiscal por la muerte de candidato en Santa Elena; existe preocupación en autoridades y exigencias de que se esclarezca qué motivó el hecho

Treinta días tendrá la Fiscalía para recabar los elementos de convicción que prueben la autoría intelectual de Brayan Fajardo R. Ch. en el asesinato de Julio César Farachio, candidato a la Alcaldía de Salinas, provincia de Santa Elena. El crimen se produjo pasadas las 18:30 del sábado 21 de enero pasado, mientras la víctima hacía un recorrido proselitista por la parroquia José Luis Tamayo (Muey).

Mientras dure el periodo de instrucción fiscal, el hasta el momento único procesado por este crimen mantendrá la orden de prisión preventiva. El sospechoso, por orden del juez de Garantías Penales de turno en Flagrancia Leonardo Lastra, fue trasladado desde la provincia de Santa Elena a la Penitenciaría del Litoral en Guayaquil.

En la Unidad Judicial de La Libertad, la noche del domingo último, la fiscal Mercedes Aguilar presentó en audiencia de flagrancia como elementos de convicción partes informativos y de aprehensión elaborados por la Policía Judicial (PJ), un informe de inspección ocular técnico, versiones de familiares y allegados, la versión del procesado, entre otros elementos.

Videos de cámaras de seguridad, videos realizados por seguidores de Farachio que eran parte de la caravana política y también llamadas anónimas que apuntaban a que la víctima recibió por varias ocasiones amenazas previas y que el posible responsable era quien horas más tarde fue detenido, fueron los elementos que dieron pie a las acciones.

En la escena se encontraron versiones que hablaban de que dos sujetos a bordo de una motocicleta avanzaron un buen tramo como parte de la caravana encabezada por el abogado de 45 años. De un momento a otro, uno de los atacantes sacó un arma y la detonó por varias ocasiones muy cerca de la cabeza del candidato. Los tiros produjeron la muerte inmediata.

Los asesinos aprovecharon el caos generado para huir, abandonar la motocicleta a varios kilómetros de la escena del crimen en el barrio Eugenio Espejo y subirse en un taxi para alejarse del lugar. Ciertas personas observaron todos estos hechos y esto generó que durante la audiencia de flagrancia, el juez Lastra dicte medidas de protección para varios testigos presenciales del crimen.

Unidades de investigación como la Dinased, la PJ, la Dirección General de Inteligencia (DGI) y el personal preventivo que trabaja en la subzona Santa Elena empezaron a operar una vez que obtuvieron las primeras pistas, explicó Franklin Yacelga, jefe policial de la subzona Santa Elena.

Las investigaciones continúan para establecer cuál es el motivo del crimen, es decir, si tiene relación con lo político o con algún otro hecho criminal. Familiares y amigos de Farachio creen que es indispensable que se encuentre a los autores materiales del delito y que se defina cuál fue el motivo por el que decidieron acabar con la vida de una persona dedicada a la abogacía.

Durante el segundo simulacro de las elecciones que se darán el 5 de febrero próximo, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Diana Atamaint, condenó el asesinato del candidato Farachio e indicó que estos actos violentos buscan mermar a las instituciones del Estado y sobre todo a la democracia.

Una vez que se han dado en el periodo de precampaña y ya en sí en la campaña electoral al menos quince ataques contra candidatos en los que ya se han registrado muertes, Atamanit cree que debe revisarse la normativa tanto en el Código de la Democracia como en los requisitos que determinan la Ley y la Constitución “para ir blindando de alguna manera la penetración de estos actos”.

La presidenta del CNE aseguró que ellos han trabajado en coordinación en los temas de seguridad e incluso por eso mantienen una mesa de seguridad. “Sin embargo, muchos de los eventos son inesperados, son fortuitos, casos aislados, pero no debemos dejar de mirar aquello para trabajar conjuntamente”, apuntó Atamaint.

Los datos recabados por la Policía permitieron que se realizara el allanamiento de una vivienda localizada en el sector de Anconcito. Ahí se ubicó a Brayan R. Ch. y se incautaron un arma de fuego, dos alimentadoras de metal, 29 cartuchos, un cargador con una computadora, un disco duro, una USB y varios teléfonos celulares. Todo ese material pasó en cadena de custodia a las bodegas de la PJ.

Farachio fue velado este lunes en el cantón La Libertad. Amigos y cercanos a la víctima decidieron en caravana llevar el féretro hasta los exteriores de la Unidad Judicial donde se tramita el caso. Lo hicieron, dijeron algunos de los presentes, para exigir justicia de quien en años anteriores también participó para acceder a una curul en la Asamblea Nacional por el movimiento Justicia Social.

El cuerpo de quien apuntaba a liderar el Municipio de Salinas por la alianza Sociedad Patriótica, Mover y Unidad Popular sería enterrado en Guayaquil.

Solo en la etapa de precampaña se registraron al menos trece hechos de ataques a candidatos o cercanos a ellos a nivel nacional. Como la agresión con arma de fuego contra el candidato a la Alcaldía de Portoviejo (Manabí) por el movimiento Avanza, Javier Pincay, quien hacía un recorrido político la tarde del 20 de diciembre pasado.

El candidato fue atacado por sicarios pese a que contaba con cuatro personas como seguridad privada. El estado de salud de Pincay sería aún complicado, pues recibió tres impactos de bala.

Un día después, en la madrugada, se registró la detonación de un artefacto explosivo cerca de uno de los vehículos que eran usados en los recorridos de Pincay y, además, arrojaron panfletos con la leyenda “Javier Pincay, te lo dije: con la plata del narco no se juega”. Horas más tarde se reportó en la vía Junín-Portoviejo un disparo que atravesó una de las ventanas de la vivienda del candidato a la reelección a la Alcaldía de Junín (Manabí) por la Revolución Ciudadana (RC), Jonás Intriago, y también se conoció en el norte de la ciudad de Esmeraldas el asesinato ocasionado por sicarios contra el sobrino de Gisella Díaz, candidata a concejala rural por la RC para el cantón Esmeraldas.

Pese a que no era candidato como tal por la RC, sino un precandidato, en el 2022, el 10 de agosto, se reportó el asesinato del periodista Gerardo Delgado, quien era uno de los precandidatos a una de las concejalías de Manta (Manabí). Mientras él viajaba con su hija por la vía Montecristi-Manta fue atacado a tiros y murió instantáneamente. Dos sospechosos están detenidos y uno de ellos dijo que la oferta por cometer el crimen fue de $ 2.000.

Ahora, una vez que se abrió la etapa de campaña electoral, el 3 de enero pasado, ya se han dado casos en los que fueron atacados candidatos a las próximas elecciones seccionales. Uno de ellos ocurrió el 9 de enero pasado contra Richard Firmat, aspirante por Unidad Popular para la Alcaldía de Simón Bolívar, en la provincia del Guayas, que fue víctima de un ataque a bala.

Mediante un comunicado, dirigentes de Unidad Popular no solo exigieron que se den las seguridades necesarias para los candidatos y la ciudadanía en general, sino también pidieron que se esclarezca el violento ataque, el cual, según ellos, “empaña la campaña”. Inicialmente se conoció que todo ocurrió aparentemente en medio del asalto de una camioneta en la que se movilizaba el candidato y su equipo de trabajo en el sector de Pueblo Arrecho. Un acompañante del Firmat terminó herido en el hecho. (I)

Fuente El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba