Salud

Mascarillas, la mejor herramienta anti Covid mientras no haya vacunas ni tratamientos

Desde el inicio de la pandemia, las mascarillas han generado un intenso debate. Primero, la polémica giró en torno a su idoneidad como herramienta de prevención. Superado este punto, la controversia se dirigió hacia qué modelos eran los más adecuados y si podían utilizarse las de fabricación casera… Ahora, el anuncio de la consellera de Salud catalana, Alba Vergés, sobre la obligatoriedad de usar esta protección en cualquier circunstancia -y no sólo en espacios cerrados y cuando no pueda garantizarse la distancia de seguridad- pone de nuevo sobre el tapete el papel de las mascarillas en el control de la epidemia. La decisión llega justo cuando algunos estados alemanes, con baja incidencia de infecciones, están planteándose dejar de usar la protección a medio plazo.

QUÉ HA PROPUESTO CATALUÑA

La consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés pretende ampliar la medida tomada en la comarca del Segrià, en Lleida -donde está activo un importante brote de SARS-CoV-2 y propondrá este martes al Govern que se apruebe la obligatoriedad del uso de mascarillas en toda Cataluña y en todo momento, independientemente de que se pueda mantener o no la distancia de seguridad. «Creemos que hemos de dar este paso», por «el comportamiento que tenemos como sociedad, en los riesgos que asumimos; comienza a haber mucha más movilidad, más movimiento de gente, gente que vendrá a pasar las vacaciones… por tanto, para disminuir los riesgos, creo que es importante tomar estas medidas», ha subrayado Vergés en declaraciones a RAC-1. La obligatoriedad sólo tendrá algunas excepciones: en el domicilio, cuando la gente haga deporte y en la playa.

POR QUÉ LAS MASCARILLAS SON ÚTILES FRENTE A LA INFECCIÓN

Sin vacunas ni tratamientos específicos a la vista, el uso de mascarillas, junto a las medidas de distancia social e higiene son la mejor herramienta de la que disponemos frente al virus. Lo ha confirmado una reciente investigación que, por primera vez, ha hecho una revisión sistemática sobre cuáles son las intervenciones más efectivas a la hora de reducir el riesgo de contagio. Según sus datos, sin esta protección, el riesgo de transmisión del virus es del 17,4%. Con ella, se reduce al 3,1%, señalan. Las mascarillas son efectivas, principalmente, para evitar que una persona que esté infectada -aunque no lo sepa- pueda expulsar gotas con partículas virales al exterior. Si tanto el individuo contagiado como el resto de personas con las que interactúe llevan protección, el riesgo de contagio disminuye en gran medida. Otro trabajo reciente ha señalado que el uso frecuente de esta protección en espacios públicos ayuda a mantener bajo el número de reproducción del coronavirus (R0) y evitar nuevos brotes de la enfermedad.

QUÉ MASCARILLAS SON LAS MÁS EFECTIVAS

Según el estudio citado, las mascarillas FFP2 o equivalentes son más eficaces que las quirúrgicas o las reutilizables en cuanto a la protección frente al contagio. Sin embargo, dada la falta de disponibilidad en muchos contextos de las mascarillas de máxima eficacia de filtrado, como las FFP2, su uso debería priorizarse en sanitarios. «El uso de FFP2 para la población podría ser eficaz desde el punto de vista teórico pero en la práctica respirar a través de esas mascarillas llevándolas suficientemente ajustadas, que es como son eficaces, es muy incómodo porque dificulta la respiración, especialmente en personas mayores o enfermas o si están realizando algo de ejercicio físico, entre otras razones», señaló recientemente Ángel Asensio, jefe del servicio de Medicina Preventiva del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid). Además, «mientras haya escasez de estas mascarillas, cuya duración es de horas, se deberían priorizar para los profesionales, que son los más expuestos a aerosoles provenientes de los pacientes que atienden».

QUÉ PASA CON LOS AEROSOLES

Precisamente la transmisión del virus a través de aerosoles -pequeñas gotas de menos de cinco micrómetros con partículas virales capaces de flotar en el aire- es un tema controvertido ahora mismo. 239 científicos de todo el mundo han pedido a la OMS que reconsidere su postura sobre el papel de esta vía de contagio. Hasta ahora, la OMS ha sostenido que el virus se transmite principalmente de persona a persona, a través de las gotas de más de cinco micrómetros que una persona emite al toser, estornudar o incluso hablar. El tamaño de esas gotas hace que no puedan desplazarse más allá de los dos metros; por lo que se ha establecido esa distancia de seguridad frente a los contagios. Sin embargo, en una carta conjunta, 239 investigadores han señalado a la OMS que existen evidencias de que la transmisión a través del aire -por aerosoles- puede cumplir un papel más importante de lo que se le está otorgando en esta epidemia, sobre todo en determinadas circunstancias, como en espacios cerrados con gran cantidad de personas en su interior. Por eso, han solicitado que la OMS revise sus recomendaciones. Si estos científicos están en lo cierto y se ratifica su punto de vista, la importancia del uso de mascarilla cobraría aún más peso.

QUÉ DICEN LOS ESTUDIOS

Una investigación reciente publicada en ‘Proceedings of the Royal Society’ pronosticó que la adopción masiva de esta protección, combinada con aislamientos intermitentes, impediría el resurgimiento de la enfermedad durante al menos los 18 meses requeridos para una posible vacuna.Una población entera con dispositivos con sólo el 75% de efectividad puede conseguir reducir un número muy alto de ‘RO’ de 4.0 hasta llegar a menos de 1.0, incluso sin la ayuda de los aislamientos, señala el trabajo.

Un informe de la OCDE ha señalado este martes que el 56% de los trabajadores de España desarrollan una actividad con riesgo de contagio por coronavirus. En ese contexto, con mucha interacción física, las mascarillas son una herramienta de protección fundamental.

QUÉ SE PLANTEA ALEMANIA

El ministro de Economía del estado federado de Mecklemburgo-Antepomerania -con una tasa baja de infección- se ha pronunciado a favor de levantar la obligatoriedad de la mascarilla en los lugares públicos, una medida que también se han planteado otros estados del norte del país germano. Sin embargo, la canciller alemana, Angela Merkel, ha subrayado la importancia de esta protección en lugares donde no se pueda mantener la distancia de seguridad para mantener bajo el número de contagios.

Fuente: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2020/07/07/5f0456d4fdddff152c8b46f3.html

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar