Los rumores antivacunas impactan en India

La circulación de noticias falsas sobre supuestos efectos negativos de las vacunas ha llegado a India, donde la desinformación y las pobres infraestructuras que conectan su vasta geografía ya eran un problema logístico importante para el desarrollo del programa de inmunización más grande del mundo, que trata de cubrir a cerca de 444 millones de menores. Solo en Bombay, capital económica del país y epicentro de la industria del entretenimiento, decenas de colegios han impedido que los funcionarios sanitarios realizasen las campañas de vacunación en los últimos meses “debido a rumores sobre sus posibles peligros» compartidos en WhatsApp, según un reportaje del Wall Street Journal.

“Hemos recibido informes [de comunidades reacias a vacunar a menores] y actuamos en consecuencia”, confirma a El País el doctor Pradeep Haldar, comisario adjunto de la División de Inmunización del Ministerio de Salud de India. Aunque no se refiere a negativas de ningún centro escolar en particular. “No obligamos a vacunar a la población, pero reforzamos nuestras estrategias de comunicación en redes sociales y otros medios para acabar con mitos y creencias equivocadas”, explica Haldar, que subraya el esfuerzo realizado por la campaña nacional de vacunación india: se ha inmunizado a más de 310 millones de niños según datos del Gobierno, cuando apenas la mitad estaban vacunados en la década de los noventa.

Ahora, una campaña de desinformación del movimiento antivacunas amenaza el esfuerzo de las autoridades sanitarias en India. Según la investigación realizada por el Wall Street Journal, el mensaje “No uses vacunas. Salva la vida de nuestros niños” está siendo compartido a través de WhatsApp, junto a enlaces sobre autismo y otras enfermedades, además de vídeos vinculados a cuentas estadounidenses de YouTube. En febrero, en Estados Unidos, la permisividad de Facebook (dueño de Whatsapp) con respecto a anuncios de «controversias sobre vacunas» para cerca de 900.000 interesados y la propaganda en canales privados provocó una respuesta de la compañía ante la presión de las autoridades sanitarias.

Cerca de 2,9 millones de menores indios no han recibido la primera dosis contra el sarampión

Un mes después, Facebook informaba de que la compañía había decidido tomar medidas contra las cuentas que patrocinaban engaños relativos a las vacunas identificadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. La decisión se hizo extensiva a otras plataformas digitales. Así, Instagram también decidió bloquear esos contenidos y Amazon eliminó algunos documentales antivacunas de su servicio de retransmisión Prime Video tras un reportaje de CNN que informaba de la presencia de comentarios antivacunas en la web.

El mes pasado, aprovechando la semana mundial de inmunización y tras los brotes de enfermedades prevenibles con vacunas, el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) inició la campaña #VaccinesWork (#VacunarFunciona) para concienciar a través de redes sociales sobre la importancia de proteger la salud de los menores. La organización insiste en que las campañas de vacunación contra el sarampión, la neumonía, el cólera o la difteria salvan tres millones de vidas anualmente, subraya que alrededor de 1,5 millones de niños murieron en 2017 debido a enfermedades para las que existen vacunas y alerta del “peligroso aumento de brotes de sarampión en países de rentas altas” debido, entre otras cosas, a “la desinformación en medios digitales y redes sociales”. Esto se une al escepticismo y a la falta de acceso a vacunas en países en vías de desarrollo.

Un grave problema para India 

A pesar del ser uno de los mayores productores y exportadores de vacunas del mundo, India es hogar de casi un tercio de los 20 millones de niños sin inmunidad o vacunados deficientemente. Según informa Forbes India, el 44% de los menores del país no reciben cobertura completa, lo que hace que un millón mueran anualmente antes de cumplir cinco años. De acuerdo con los datos de Unicef, que se refiere a la situación de los países de rentas bajas como “crítica”, cerca de 2,9 millones de menores indios no han recibido la primera dosis contra el sarampión, convirtiéndolo en segundo país del mundo con mayor proporción de población infantil sin inmunidad y donde, además, decenas de miles de bebés nacen con deformaciones por la rubeola.

De los más de 1.250 millones de habitantes del subcontinente indio, un 65% de la población habita en zonas rurales con pobres sistemas educativos y de infraestructuras. Allí, las vacunas son vitales para evitar brotes. Y las campañas de sensibilización, imprescindibles para acabar contra prejuicios y creencias equivocadas. Pero la desinformación sobre la importancia de la inmunización de la población vulnerable también afecta a las grandes ciudades. A comienzos de año, más de 300 escuelas privadas de Nueva Delhi, capital de India, optaron por no participar en la campaña contra el sarampión y la rubeola (MRV, en sus siglas en inglés) alegando falta de confianza, según el medio local Tribune. También en febrero, el Ayuntamiento de Bombay, responsable de la inmunización local, amenazó con cancelar la licencia de 16 escuelas públicas y privadas ante su negativa a participar en el programa de vacunas.

https://elpais.com/elpais/2019/05/10/planeta_futuro/1557490551_868087.html