El médico del francés en estado vegetativo anuncia que le dejará morir

La desconexión de Vincent Lambert, el hombre de 42 años en estado vegetativo como resultado de un accidente de tráfico en 2008, ya tiene fecha. Su médico anunció el viernes a la familia que en la semana del 20 de mayo comenzará el proceso para dejarle morir.

MÁS INFORMACIÓN

Agotados los recursos en Francia y Europa, el doctor Vincent Sanchez ha considerado que puede proceder a dejar de alimentar e hidratar al paciente mientras lo somete a una sedación profunda. Los abogados del sector de la familia Lambert contrario a estas medidas ha anunciado que apelar al Defensor del Pueblo y al presidente de la República.

El caso Lambert, símbolo en Francia del debate sobre la muerte digna, plantea una cuestión de fondo: quién puede decidir acabar con la vida de una persona cuando esta no ha expresado sus voluntades por escrito. El contencioso se arrastra en los tribunales desde hace seis años. Y ha dividido a los Lambert.

Sus padres, una hermana y un hermanastro, católicos tradicionalistas, acusan a los médicos de practicar una eutanasia encubierta. “Lo que se quiere hacer ahora, por decirlo de manera cruda, es dejar morir a Vincent de hambre y sed”, dijo hace unos días David Philippon, hermanastro de Vincent Lambert.

La otra parte incluye a la esposa del paciente, Rachel, que es su tutora legal, además cinco hermanos y hermanas y un sobrino. Sostienen —y los tribunales franceses les han dado la razón— que mantener a Lambert con vida es un caso de “obstinación irrazonable” o “encarnizamiento terapéutico”. Y defienden que, antes del accidente, Vincent Lambert dijo que no le gustaría vivir en condiciones como las actuales.

El caso se ha precipitado en las últimas semanas. El 9 de abril, los médicos del hospital de Reims donde se encuentra Lambert decidieron de manera colegial el cese del “encarnizamiento terapéutico”. Es decir, desconectarle.

Los padres de Lambert recurrieron al Consejo de Estado, la jurisdicción administrativa más alta en Francia, que el 24 de abril dictaminó que la decisión de los médicos se ajustaba a la ley.PUBLICIDAD

inRead invented by Teads

Los padres recurrieron entonces al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para que suspendiese la decisión. El 30 de abril, los jueces de Estrasburgo lo rechazaron. Avalaron la decisión del Consejo de Estado y de otros tribunales franceses y recordaron que, ya en 2015, el TEDH había concluido que el cese de la alimentación y la hidratación artificiales de Lambert no vulneraba el artículo del Convenio Europeo de los Derechos Humanos que protege el derecho a la vida.

“Ahora nada se opone al cese de los tratamientos. Es probable que el médico quiera cesarlos pero también es muy probable que su jerarquía le diga que no”, dijo François Lambert, sobrino de Vincent, tras la decisión del TEDH.

La ley francesa no permite la eutanasia, pero prescribe que los cuidados médicos “no deben prolongarse con una obstinación irrazonable» y que “cuando parecen inútiles, desproporcionados o sin otro efecto que el mantenimiento artificial de la vida, pueden suspenderse o no emprenderse”. En Francia, la decisión final recae sobre el equipo médico.

Además de recurrir sin éxito al TEDH, los padres de Lambert recurrieron a otra instancia internacional, el Comité de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad. El 3 de mayo, este comité pidió a Francia que suspendiese cualquier decisión a la espera de examinar con detalle la demanda.

La ministra francesa de Sanidad, Agnès Buzyn, dijo que las decisiones del comité de la ONU no son legalmente vinculantes para Francia. “Hoy en día, jurídicamente hablando, todos los recursos han llegado al final y todas las instancias jurisdiccionales, nacionales y europeas, confirman el hecho de que el equipo médico encargado de este caso tiene derecho a poner fin al tratamiento”, explicó.

En un comunicado difundido este sábado, los abogados de los padres, Jean Paillot y Jérôme Triomphe, denunciaron que la decisión de los médicos no responde a ninguna urgencia médica, ignora las medidas del comité de la ONU y vulnera el derecho internacional. Apelan a Jacques Toubon, que ocupa el cargo de Defensor de los Derechos [equivalente al Defensor del Pueblo] y al presidente, Emmanuel Macron, para que obliguen a mantener con vida a Vincent Lambert.

https://elpais.com/sociedad/2019/05/11/actualidad/1557579622_287572.html