El 5% de la población mayor de 65 años padece impacto fecal

El estreñimiento prolongado, la baja actividad física y, aunque en menor medida, la insuficiencia renal crónica, se encuentran entre los principales factores de riesgo para padecer impactación fecal, un trastorno que sufre el 5% de la población mayor de 65 años y por el que los músculos del intestino ‘olvidan’ cómo movilizar la materia fecal y está se endurece, se seca y se queda atascada en el recto sin que se pueda expulsar espontáneamente.

Según un estudio publicado por la revista ‘Age and Ageing’, las mujeres de más de 65 años son las más afectadas. En el caso de los mayores que viven en residencias, el manejo inadecuado del estreñimiento hace que casi la mitad de ellos sufran impactación fecal, según apuntaba un estudio previo sobre Prevalencia de Impactación Fecal en el Anciano Institucionalizado realizado por la Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER). Con ambos estudios, poblacional y en residencias, «tenemos actualmente una imagen muy completa de la magnitud del problema de la impactación fecal en la población española mayor de 65 años», afirma el doctor Enrique Rey, principal investigador y coordinador, respectivamente, de los estudios mencionados y jefe del Servicio de Aparato Digestivo en el Hospital Clínico San Carlos, de Madrid.

El impacto fecal es «un síndrome geriátrico de gran importancia que sin embargo, es poco conocido y al que se consideraba socio-sanitariamente de poca trascendencia. Afecta a la calidad de vida de muchos mayores y representa una sobrecarga para el Sistema Nacional de Salud por lo que es fundamental su prevención, su diagnóstico precoz y tratamiento correcto», explica el doctor Enrique Rey, principal investigador del estudio y jefe del Servicio de Aparato Digestivo en el Hospital Clínico San Carlos, de Madrid.

Entre las medidas para prevenirlo este especialista destaca “el seguimiento de una dieta rica en fibra, así como la práctica diaria de una actividad física moderada que permita un correcto funcionamiento del tránsito intestinal para controlar el estreñimiento.

La importancia del diagnóstico precoz de la impactación fecal radica en las consecuencias que puede tener no tratar el problema: «Una complicación de sus síntomas puede derivar en ingreso hospitalario», advierte el doctor Rey. «Las paredes del recto se pueden comprimir y producir inflamación e, incluso, isquemia y perforación. Además, puede comprimir también estructuras vecinas como los uréteres», indica.

Otros síntomas que pueden aparecer son desorientación y taquicardia. Las consecuencias de este trastorno, de forma excepcional pueden, originar el fallecimiento. De similar importancia es la prevención de la re-impactación fecal que suele aparecer en un tercio de estos sujetos en los tres primeros meses de producirse el evento.

fuente.http://www.eldiariomontanes.es/sociedad/salud/vida-sana/201612/02/poblacion-mayor-anos-padece-20161202105630-rc.html