Política

Romo y Martínez los únicos ministros ‘fijos’ del ‘morenismo’

El analista político y catedrático de la Universidad Andina Simón Bolívar, Alexis Oviedo, divide a los encargados de cada ministerio en dos categorías: funcionales y fusibles. “Si un fusible se quema se remplaza”, comenta Oviedo, refiriéndose a los constantes cambios de funcionarios que han caracterizado al régimen de Lenín Moreno, presidente de la República, cuyo periodo termina en 2021.

Daniel Villamarín, magíster en comunicación política, quien está trabajando un análisis sobre el Gobierno de Moreno -que será publicado en enero de 2021- señala que el actual régimen ha tenido cerca de 70 ministros, en 17 carteras de Estado. “La inestabilidad de los equipos ministeriales impactan directamente en la continuidad de la gestión, eso significa gasto de recursos económicos y humanos. Que terminan siendo gasto, no inversión”, dice.

La única estabilidad está en el Ministerio de Gobierno y de Finanzas, dirigidos por María Paula Romo y Richard Martínez, respectivamente.

“Son los determinantes en materia de conducción. Ellos son los que hacen la ‘ingeniería’ del Gobierno, son los que tejen la política (…) son pilares y responsables directos de lo que ocurre en el país”, agrega Oviedo.

Política pública inestable

En tres años, Ecuador ha tenido cuatro vicepresidentes; sin embargo, no impacta de la misma manera a la continuidad de las políticas públicas como sí pasa con los ministerios. Y es que el segundo mandatario no participa en procesos de elaboración de políticas, salvo si recibe delegación expresa del Presidente.

Cuando cambian los ministros también, la política pública sufre. “Generalmente en Ecuador hay la tendencia de bórralo todo para empezar de nuevo. Hay poca continuidad”, dice el analista político, Gabriel Hidalgo.

La política pública de un país solo debería cambiar en circunstancias extraordinarias o coyunturales. Por ejemplo, la pandemia por Covid-19 donde se ha necesitado consolidar nuevos acuerdos para la reactivación social y económica.

Los constantes cambios podrían responder a la falta de voluntad política para posibilitar cambios acordes a lo que busca el ejecutivo o que, a su vez, no se les entregue los suficientes recursos para hacerlo.

Por ejemplo, si un ministro de Moreno se habría opuesto al alza de la gasolina – cuando se propuso en 2019 – se habría optado por removerlo, pues no puede ‘obstruir’ el plan de trabajo que lleva el Ejecutivo. “Representan a sectores que no quieren perjudicar o porque no coinciden o les parece antiético”, dice Hidalgo y agrega que siempre se justifica esto como “motivos personales”.

Imagen política y falta de recursos

Iván Granda, exministro de Inclusión Económica y Social, es hasta el momento, la última baja del gabinete. Para los expertos, la repentina salida de Granda y de otros titulares de ministerios tiene distintas interpretaciones.

Una de ellas es no querer marginarse del último tramo del gobierno porque resulta desgastante, por ejemplo, ser parte del proceso de movilización de recursos que el Gobierno destine para fortalecer, o no, determinadas campañas políticas. Algo común en la época de Rafael Correa.

“Lo que se sospecha es que las candidaturas de partidos asociados a Moreno (Ruptura y Alianza País) posiblemente van a sufrir una derrota estrepitosa”, comenta Hidalgo. Por lo que, apoyar esto, para un ministro podría resultar desprestigiante.

Otra razón puede ser no querer involucrarse en la etapa de transición de un régimen a otro.

Por su parte, Oviedo considera que el dejar estos cargos también responde a la falta de recursos. “La exministra de Salud (Catalina) Andramuño denunció esto y en su lugar pusieron a alguien funcional como (Juan Carlos) Zevallos, que sigue viviendo en una realidad paralela y dice que Ecuador es referente en el tratamiento del Covid”, agrega.

Dar un paso al costado sería evitar quemarse políticamente, ya que sin recursos, hacer obras no es factible y no hacer obras significa no tener votantes. (AVV)

“María Paula Romo es la ‘joya’ de la corona (…) Romo es el poder tras el poder. Lenín Moreno, se dice, es un vocero de ella”. Alexis Oviedo, analista político y catedrático de la Universidad Andina Simón Bolívar. (La Hora)

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar