Robin Wright: Feminismo significa igualdad

Cannes.- Con el Mar Mediterráneo asomándose por la ventana, desde el séptimo piso del Hotel Majestic Barrière en la Costa Azul, Robin Wright aceptó la invitación para hablar sobre la discriminación de la mujer en el mundo del cine, dentro del marco de reuniones Women in Motion Talk, organizado por la fundación Kering, en Cannes.

La protagonista y directora de algunos episodios de la serie House of Cards (2013 a la fecha), de Netflix, así como del rol de Antiope en la película Mujer maravilla (2017), opinó acerca de la política en Hollywood y de la incursión de las mujeres en la dirección de cine, un terreno dominado por hombres.

“Todo es cuestión de tiempo. Hay CEO mujeres en compañías que recaudan billones de dólares. ¿Por qué no podemos seguir el ejemplo en nuestra industria? Es hora. Tenemos que plantear ¿por qué no hay más directores de Asia? Si están en Cannes, pueden estar en Hollywood.

“Hay que abrir las perspectivas. Eso es todo. Es hora de hacerlo. Tenemos que seguir hablando del tema. El feminismo se ha vuelto una palabra derogatoria o de divas, pero significa igualdad, punto. Igualdad de trabajo, igualdad de sueldos”, afirmó la ganadora del Globo de Oro en 2014 como Mejor actriz en una serie de TV de drama por House of Cards.

Robin Wright, de 51 años de edad, detalló que incluso a la hora de pisar una alfombra roja con el mejor vestido es posible encontrar un balance entre el feminismo y la femineidad.

“El síndrome de la alfombra roja siempre va a tener que ver con la moda: nosotros les hacemos un favor y ellos a nosotros. Femineidad y feminismo. Como mujeres usamos vestidos. ¿Por qué no se preocupan por hacer lo mismo con los hombres y sus trajes de smoking? Todos usan lo mismo (rió)”, señaló la musa de Forrest Gump en la cinta homónima de 1994 protagonizada por Tom Hanks.

La actriz relató que alguna vez fue discriminada en Hollywood.

“El momento más sexista que tuve fue cuando tenía 17 años y había ido a una audición pensando que sólo me querían ver la cara hasta que me dijeron: ‘Levántate el top. No. Me gustan más las tetitas de la otra (actriz)’. Eso fue en medio de la audición y no me dieron el trabajo”.

Su inspiración como actriz es la exploración del ser humano.

“Aprendemos unos con otros, conectándonos. Eso inspira. Quiero contar historias como actriz y directora. Es lo que me hace feliz y me lleva a despertarme cada mañana, tratando de llegar al corazón de la gente”.

Con tal percepción es que Wright explora su faceta como directora en House of Cards, que aborda temas como la manipulación y el poder en la política.

“Las mujeres necesitamos saber que no tenemos que gritar. Podemos plantear nuestra verdad, amplificando nuestra voz. Tampoco tratamos de separarnos, no queremos traer más divisiones. Queremos unir fuerzas y decir lo que pensamos. No es tan difícil, aunque lo parezca”, señaló.

En House of Cards

Robin Wright afirmó que como actriz y directora pone más atención al trabajo de sus compañeros. Así dirigió algunos episodios de House of Cards, en la que interpreta a Claire Underwood, esposa de Frank Underwood (Kevin Spacey), un político con ambición de poder.

“Después de vivir como actriz por 30 años, también sé que cada toma y escena son un descubrimiento.

“Kevin (Spacey) iba a dirigir uno de los episodios (de House of Cards) y cuando dijo: ‘No lo quiero hacer, estoy demasiado ocupado’, yo levanté la mano”, detalló.

Al inicio del proyecto en 2013, ahora con cinco temporadas, Wright dudó en participar.

“Hice telenovelas al principio de mi carrera. Fue hace muchísimos años, en la época del renacimiento de la TV. Trabajábamos con tres enormes cámaras y actuábamos con cada una, memorizaba 30 páginas de diálogo por día, con palabras cursis y melosas. Por eso no me interesaba.

“En House of Cards me aseguraron que era algo original, con un personaje que no iba a ser sólo la esposa de un político. Querían mi ayuda para crear a esta mujer. Todavía me asombra que estemos hoy hablando del tema”, explicó.

Así construyó a Claire Underwood: “Sugerí que el público se diera cuenta que ella es tan feroz y diabólica como el esposo. El primer día que pisé el estudio, me dijeron: ‘Es muy simple. Ella es Lady Macbeth con Ricardo III’”.

Su inspiración no vino de mujeres de la política, como Hilary Clinton, pues desde su punto de vista, no era necesario.

“El comportamiento que mostramos es el mismo que en cualquier otro campo. No me parece que tengamos que ser mucho más específicos. Las ideas las conseguimos viendo las noticias del día. (Donald) Trump nos robó todas nuestras ideas para la sexta temporada (risas)”, acotó.

Y aunque el final de la serie es un secreto, para Wright la realidad tiene aún una esperanza: “En el 2024, cuando mis hijos sean adultos y tengan sus propios hijos, quiero que Michelle Obama esté en ese lugar (como presidenta de Estados Unidos). Tiene a su favor el elemento del tiempo. Se necesita tiempo para quebrar el molde y la sicología en la que se bloquean las ideas que un hombre es mejor que una mujer o que una mujer no debería dirigir. ¿Por qué? Se necesita tiempo para aceptar semejante mensaje”, concluyó.

RUDA AMAZONAS

Robin Wright, de 51 años de edad, recibió críticas positivas por su actuación como Antiope en la película Mujer maravilla (2017), protagonizada por Gal Gadot, no sólo por su escultural cuerpo — que requirió entrenamiento físico como montar a caballo, hacer pesas y practicar artes marciales—, sino por su habilidad en el campo de batalla en las escenas donde la pelea fue la protagonista.

La actriz interpretó a la tía y mentora de Diana (Wonder Woman), hermana de la reina Hippolyta y líder del ejército de las amazonas, con gran fortaleza, sensualidad y agilidad, así como experiencia: una mujer de carácter sólido, feroz, pero también amoroso con su pueblo.

Los espectadores, a quienes llamó la atención su trabajo, opinaron en redes sociales que tales características son el reflejo de lo que una mujer es capaz de hacer por los suyos. En ese sentido incluso robó cámara a la protagonista, pues está dispuesta a morir por ella afirmando su fortaleza en cada escena.

“El personaje de Antiope es definitivamente un role model feminista, ¡nos encanta!”, publicó al respecto la revista Cosmopolitan.

Fuente: Excélsior

ra

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba