Salud

Ribera Salud recurre las normas de reversión por no ajustarse a la legalidad

El grupo Ribera Salud ha presentado un recurso contencioso-administrativo contra las normas de la reversión que les ha comunicado la Conselleria de Sanidad, al considerar que «no se ajustan a la legalidad», y ha solicitado su suspensión «por el bien de los ciudadanos».

La empresa concesionaria del Departamento de salud de La Ribera, en Alzira, ha hecho este anuncio tras mantener una reunión con la Conselleria de Sanidad, la primera desde que ésta iniciara la reversión del departamento a una gestión pública y directa.

En un comunicado, aseguran que Ribera Salud «siempre ha tenido voluntad de diálogo» con la Conselleria y prueba de ello, añade, es que el pasado 31 de enero se pidió semanalmente la celebración de una reunión de la Comisión Mixta «y todavía no se ha convocado» pese a sus «reiteradas peticiones».

En el encuentro, indican las fuentes, han participado dos representantes de la concesionaria: el director gerente, Javier Palau, y el director económico, Santiago Ribelles, acompañados del asesor jurídico. «La reunión ha sido breve, no se ha tratado ningún aspecto técnico, y simplemente se ha hecho un resumen de los principales puntos que se expusieron en la rueda de prensa de la semana pasada», explican las fuentes.

Añaden que por parte de Ribera Salud se ha trasladado a la Conselleria de Sanidad que no se va a aceptar que «se ponga en riesgo la calidad del servicio» que ofrecen a los ciudadanos «por medidas tomadas unilateralmente».

Por esta razón, añaden, han presentado un recurso contencioso-administrativo contra las normas de la reversión «porque no se ajustan a la legalidad» y en el que solicitan «la suspensión por el bien de los ciudadanos».

El pasado 27 de marzo Sanidad remitió a Ribera Salud las normas de reversión de la concesión, que se inició el 1 de abril de 2017, y en las que le solicitaba información y les recordaba que cualquier decisión que adoptaran tendría que ser autorizada por la Conselleria.

A su juicio, la Conselleria «somete a la concesionaria a un intervencionismo no previsto en el pliego de condiciones que puede paralizar la gestión del departamento». «Además, algunas peticiones de información que realiza son irracionales, en algunos casos los plazos son técnicamente imposibles de cumplir; y todo ello puede repercutir en la calidad de la prestación del servicio que están recibiendo los ciudadanos hasta la fecha», afirman.

Sanidad pide que cumpla los plazos

Por su parte, en la reunión mantenida entre Sanidad y el grupo Ribera, la administración ha pedido a la empresa que cumpla los plazos de traslado de información y se ponga al paciente «por encima de todo». Así lo han asegurado fuentes de la Conselleria, que han agregado que durante el encuentro se ha planteado cuál a va a ser la «dinámica de envío de información» y se ha comentado a Ribera Salud que esperan que haya «normalidad» en el envío de la información que se le ha requerido.

Por parte de la Consellería de Sanidad han estado presentes, el director general de Recursos Humanos, Justo Herrera, y el subsecretario de Sanidad, Ricardo Campos. Según las fuentes, después de las vacaciones de Pascua celebrarán un nuevo encuentro con personal técnico para «entrar en más detalles».

fuente:http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2017/04/10/58eb79cf46163f9c768b45cd.html

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba