Salud

El reto de los 4 minutos: Si no quieres ganar cuatro kilos en tus vacaciones, haz esto

 De tres a cinco kilos. Eso es lo que se puede ganar en un mes de vacaciones si decidimos hacer un paréntesis en nuestra política de buenos hábitos y entregarnos al sedentarismo y a la comida grasa.

«Estar en forma requiere menos esfuerzo del que creemos. Treinta minutos, dos días a la semana, son suficientes para mantenerse en forma durante las vacaciones», afirma Gonzalo Maganto. Esta semana, en El reto de los 4 minutos,nuestro especialista propone un entrenamiento sencillo y efectivo que apenas quita tiempo. Con este circuito de alta intensidad se quema glucosa y se metaboliza la grasa rápidamente. Basta con ejercitarse 30 minutos al 100 %. «Con un entrenamiento de alta intensidad de media hora se queman la misma cantidad de calorías que con una hora de ejercicio a una intensidad normal», asegura el entrenador personal.

«El cuerpo pierde la forma rápidamente si no estás activo. Unas semanas de sedentarismo hacen estragos en nuestra forma física»

A pesar de que en verano el cuerpo tiende a ahorrar energía y nos pide parar, no hay que abandonarse. Es importante aprovechar el tiempo libre para mantener la actividad física. «Con el buen tiempo es más difícil mantener las buenas costumbres y debemos tirar de fuerza de voluntad. El cuerpo pierde la forma rápidamente si no estás activo. Unas semanas de sedentarismo hacen estragos en nuestra forma física, por eso hay que esforzarse por llevar una rutina saludable».

Los ejercicios propuestos esta semana pueden alternase con otros circuitos de El reto de los 4 minutos de forma que el entrenamiento se haga más dinámico. Pero, para poder mantener la forma física en verano es necesario tenerla. «Un entrenamiento de mantenimiento supone que hay una forma física que mantener. Si lo que se busca es comenzar a entrenar por primera vez para empezar a estar en forma, hay otros ejercicios específicos más efectivos. El trabajo de abdominales, piernas y pectorales es más recomendable en esos casos».

Además de mantener activa la musculatura durante las vacaciones, es importante no perder los buenos hábitos alimenticios que hemos llevado a lo largo del año. «No es necesario controlar constantemente lo que comemos o bebemos. Lo importante es saber compensar. El alcohol, los fritos, los helados y el dulce son alimentos que conviene evitar. Pero es normal que en verano nos demos algún capricho. Lo ideal es no caer en la tentación todos los días. Si un día tomamos tres copas, al siguiente no tomamos ninguna», apunta el nutricionista Álvaro Sánchez.

fuente:https://elpais.com/elpais/2017/07/07/icon/1499415627_140218.html

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar