Raúl Bravo y Aranda tenían amenazado al presidente del Huesca por una deuda de 100.000 euros

Un nuevo epiosdio dentro de la ‘Operación Oikos’ desvela ‘El Mundo‘ en su portada. Raúl Bravo y Carlos Aranda tenían amenazado al presidente del Huesca, Agustín Lasaosa, por una deuda de 100.000 euros.

El episodio aparece en la documentación que obra en poder del juez instructor. La investigación no puede determinar si esa cantidad corresponde o no al pago de un amaño o apuesta pendiente, pero sirve de ejemplo para enlazar a las piezas clave en la trama de compra de partidos de la ‘Operación Oikos‘, que descubrió las pruebas para amañar el resultado del Valladolid-Valencia de la última jornada de Liga.

Aranda y Bravo, que eran llamados los «malos», tenían un papel clave en la red, según se deriva de la investigación. Las conversaciones interceptadas al primero ndican que facilitaba información a posibles apostantes. El segundo, como prueba su relación y citas con Borja Fernández, habría establecido conexiones con futbolistas. Los contactos no se producirían siempre de forma directa, sino a través de intermediarios, y en ese rol la investigación destaca a Íñigo López.

En varias comunicaciones de whatsapp interceptadas al presidente del Huesca se observa cómo ha recibido un «mensaje amenazante por parte de Carlos Aranda para que le pague una deuda de 100.000 euros, desconociendo exactamente la procedencia de la misma. Justo un día después, Íñigo López habla con Juan Carlos Galindo (jefe de los servicios médicos del Huesca) y le comenta que los malos vuelven a la carga».

La investigación inicial del amaño del Huesca-Nàstic, denunciado por la Federación Española y LaLiga, es la que permite a los investigadores establecer el rol principal de Aranda en la trama.

Diario Marca

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba