Cifras

Rajoy inicia el trámite para sus primeros presupuestos con aprobado en déficit

MADRID.– El Gobierno en minoría de Mariano Rajoy aprobó el viernes en su reunión ordinaria del gabinete y con un retraso de ocho meses el borrador de unos Presupuestos Generales del Estado para 2017 que prometen ser socialmente generosos por primera vez desde la crisis.

Aunque el límite de gasto apenas varía sobre el año anterior, la mayor previsión recaudatoria (un 7,9 por ciento) por el crecimiento de la economía y el empleo permite al Ejecutivo reinvertir en sectores tan castigados durante la crisis como educación, sanidad, dependencia o I+D.

Y lo hace cumpliendo los deberes tras varios años sin alcanzar la meta de déficit después de un prologando bache económico, habiendo anunciado la víspera datos de ejecución presupuestaria que indican que el déficit público se situó en 2016 en el 4,33 por ciento del PIB (4,54 por ciento incluyendo las ayudas financieras), frente al 4,6 por ciento comprometido con Bruselas.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, recalcó que el proyecto, que necesita apoyos en la cámara baja para ser aprobado, es vital para seguir cumpliendo con los objetivos de déficit y retroalimentar el crecimiento y la creación de empleo.

Montoro destacó que la proyección de recaudación fiscal para este año alcanzará los 200.000 millones de euros devolviendo los ingresos impositivos a niveles de hace diez años.

«Hemos empleado una década en volver a recaudar lo mismo», dijo.

Tras cinco años consecutivos de crecimiento negativo y 3,5 millones de puesto de trabajo perdidos, la mayor crisis económica de la democracia hirió gravemente al país que en 2016 encadenó su tercer año consecutivo de crecimiento con una tasa del 3,2 por ciento.

Las menores cotizaciones sociales por la caída de los sueldos y el aumento del gasto por el mayor número de pensionistas se han visto parcialmente compensados por el crecimiento de la recaudación de los impuestos de las grandes empresas al hilo de la recuperación pero todavía constituye un foco de incertidumbre sobre la proyección de consolidación de las cuentas de la Seguridad Social.

Reuters

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba