Qué hacer con las USB que ya no se usan

Es una realidad que las memorias USB ya no son tan utilizadas como antes, los almacenamientos en la nube son el nuevo paradigma y estos dispositivos pasarán a ser un objeto del pasado. Con esto, ya se ha hecho muy frecuente que la mayoría de las personas tengan una o incluso varias USB dando vueltas en los cajones sin cumplir ninguna función.

Ante esta circunstancia, existen algunas maneras para darle una segunda vida a estas memorias externas, eso sí, no pueden estar dañadas, por el contrario es necesario que funcionen correctamente.

Guardar aplicaciones portables

Algunos programas no necesitan mantenerse instalados permanentemente en el computador, eso depende del caso personal de cada persona, pero por ejemplo hay quienes usan algún software de edición de imágenes de forma esporádica y les será más útil usar una versión portable.

Pues para ello podría servir una memoria USB que ya no se utilice, estos programas portables no ocupan mucho espacio así que se guardarán perfectamente en el dispositivo sin sobrepasar su capacidad, incluso se puede guardar más de un software para luego usarlo en cualquier ordenador.

Copias de seguridad

Es una realidad que las USB ya no son tan utilizadas, sin embargo en su época de mayor popularidad llegaron a fabricarse memorias de gran capacidad de almacenamiento, y no sería de sorprender que estos elementos aún estén dando vueltas en los cajones de los hogares.

Si este es el caso, una memoria con un buen cupo de almacenamiento podría funcionar perfectamente para crear una copia de seguridad con los archivos contenidos en el computador.

Llave de bloqueo para computadores

Un truco que la mayoría de los usuarios de internet no conocen, es que las memorias USB se pueden usar como una llave de bloqueo para los computadores, como si se tratara del encendido y apagado de un carro. Esto es especialmente útil para quienes trabajan en oficinas donde les piden bloquear las pantallas de los ordenadores cada vez que se alejen de su puesto de trabajo, o utilizan dispositivos compartidos.

Con lo anterior se supondría que para suspender una computadora solo basta con oprimir las teclas de “Windows” y “L” a la vez, o también pulsar en el ícono de un candado, pero son muchas las personas a las que se les puede olvidar hacer esta acción poniendo en riesgo en su privacidad.

Para convertir una USB en una llave de bloqueo, será necesario descargar una aplicación llamada “Predator”, que hará que el computador entre en suspensión cuando la memoria es retirada del ordenador.

Caja fuerte digital

Tener una copia con los datos personales como claves de acceso, cuentas bancarias y otro tipo de información valiosa, puede ser muy útil, pues a veces los computadores fallan o la nube no es tan segura. En este sentido, una USB podría funcionar como una caja fuerte de archivos y documentos confidenciales. Antes de usar la memoria, es conveniente descargarle una aplicación para cifrar su contenido y evitar peligros en caso de que se pierda.

Unidad de recuperación

La próxima vez que se acuda a un técnico en sistemas, valdría la pena pedirle que guarde en una USB que ya no se use el software de Windows, esto para que la memoria funcione como un instrumento de instalación en caso de que el computador comience a fallar o no arranque.

Este procedimiento se suele hacer interconectando dos equipos, el que falla y el que servirá para identificar la falla en el sistema, pero si no se tiene otro ordenador cerca, una USB será una buena alternativa.

 

Fuente: Infobae

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba