Internacional

Putin está dispuesto a apoyar con fuerzas policiales a Lukashenko

Vladimir Putin aseguró hoy que el líder bielorruso, Alexander Lukashenko, le ha pedido que prepare una fuerza policial de reserva, pero prometió no usarla [en Bielorrusia] «a menos que la crisis quede fuera de control».

«Rusia se comporta respecto a la situación con Bielorrusia de una manera más comedida y neutral que europeos y estadounidenses», dijo el presidente ruso. Son sus primeras declaraciones sobre la reciente crisis bielorrusa. En una entrevista con el canal ‘Rusia 24’, denunció que otros países quieren influir en los procesos en Bielorrusia desde el exterior en aras de sus intereses políticos.

«Alexandr Grigorievich [patronímico de Lukashenko] me pidió formar un contingente de miembros de las fuerzas del orden. Y así lo hice. Pero acordamos también que este no será utilizado mientras la situación no se descontrole«. El presidente ruso insistió que no es necesario utilizar fuerzas rusas a no ser que «elementos extremistas de Bielorrusia se pasen de la raya y comiencen a atacar». A pesar de las torturas denunciadas estos días, Putin califica de ‘bastante moderada’ la actuación de las fuerzas del orden bielorrusas y asegura que Moscú parte del supuesto de que todos los problemas en Bielorrusia se resolverán pacíficamente.

Bielorrusia es escenario de fuertes protestas desde el 9 de agosto por los resultados de las elecciones presidenciales que revalidaron un nuevo mandato del actual líder, Alexander Lukashenko, que lleva en el poder desde 1994. La oposición denuncia una falsificación masiva.

Putin también dijo que la detención de 33 rusos en vísperas de las elecciones presidenciales en Bielorrusia fue por culpa de una operación conjunta de los servicios secretos de Estados Unidos y Ucrania. A finales de julio, las autoridades bielorrusas anunciaron la detención de 32 nacionales rusos en las afueras de Minsk, mientras una persona más fue localizada y detenida en el sur del país. El escándalo fue mayúsculo, pero Bielorrusia ha devuelto a los mercenarios y no ha accedido a las peticiones de extradición de Ucrania.

El líder ruso señaló que a esas personas se les tendió una trampa para que viajaran a Bielorrusia y fueran acusadas de desestabilizar la situación durante la campaña electoral. El Kremlin negó desde el principio las acusaciones de que Rusia enviaba a Bielorrusia grupos de «mercenarios» para desestabilizar la situación en el país vecino. Pero Putin no explicó hoy en qué país iban a operar en caso de estar haciendo escala en Minsk.

 

Fuente: elmundo.es

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar