PSG empata ante el Rennes y casi se despide de la Ligue 1

Conservar la corona del fútbol francés está siendo un imposible para el PSG. El campeón de siete de las últimas ocho Ligas -sólo se le escapó la de la 2016-17 ante el Mónaco- está viviendo una pesadilla en el Championnat. Cada triunfo que suma le exige toneladas de sacrificio y de desgaste. Un camino lleno de trampas por la Ligue 1 que pudo terminar ayer en el Roazhon Park.

La competencia del Lille está siendo feroz llevándole al límite en una temporada en la que las lesiones y el coronavirus le han golpeado con fuerza. Ni Tuchel primero ni Pochettino después han logrado la regularidad necesaria para ser campeones de nuevo.

Los Dogos están mordiendo al gigante parisino en busca de un alirón para la eternidad. Sin el lesionado Mbappé -pichichi de la Ligue 1 con 25 goles- el PSG empató (1-1) ante un Rennes que sin Camavinga fue un acorazado difícil de batir. Un empate con el que se quedan a tres puntos del Lille a dos jornadas del final. La diferencia de goles general les es favorable (+40 el líder y +56 el PSG) pero la presión es máxima. Necesitan que los de Galtier pierdan ante St-Étienne o Angers y ganar los dos partidos que faltan para revalidar el título. Una situación límite.
Golpe sin Champions

Desde la victoria (0-1) en París que les otorgó tres puntos de ventaja frente al PSG, han pasado seis jornadas en las que el Lille ha cedido un único empate ganando sus otros cinco choques. Los parisinos sólo fallaron ante el Rennes… pero puede que haya sido suficiente para despedirse de la Liga. El pulso entre ambos es eterno. Histórico.El faraónico proyecto qatarí, eliminado de la Champions en semifinales ante el Manchester City, sufrió otro duro golpe en la misma semana.

El PSG no pudo con la ordenada defensa de un Rennes que apuraba sus opciones de meterse en Europa. El muro bretón aguantó hasta el borde del descanso. Aguerd entró en plancha a Kurzawa en su remate y el árbitro señaló penalti tras revisarlo en el VAR. Neymar no falló celebrando su renovación hasta 2025 con gol.

El PSG ya hacía cuentas para pillar al Lille y el Rennes se vino arriba. Empezaron a aparecer las ocasiones y Keylor Navas y Guirassy, elevándose sobre la defensa visitante en un córner, cabeceó el 1-1. El empate desconectó a los parisinos.

Ni apretaron arriba, ni tuvieron ocasiones, ni apareció Neymar al rescate… Kimpembe vio la roja tras un entradón a un eléctrico Doku. Mbappé no se lo podía creer en la grada.
El que sí fue clave fue Keylor Navas, que con sus paradones a Tait evitó un disgusto mayor. Al PSG se le escapa la Ligue 1. Están sobre el alambre. El Lille, que puede permitirse un empate, ya ve la orilla. La gloria.

Vía Marca

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba