Prueba testimonial y pericial de Fiscalía señalan a Pablo Romero como parte del plan de plagio de Fernando Balda

Una funcionaria de la Fiscalía de Colombia que participó de la investigación del plagio de Fernando Balda, un testigo que presenció el secuestro del político ecuatoriano y el testimonio de un periodista que hizo seguimiento al caso del secuestro en Colombia fueron las personas con las que continuó ayer el fiscal general (s) Wilson Toainga la presentación de su prueba en el denominado caso Balda.

El lunes último, cerca de ocho horas duró la primera jornada de esta semana de la audiencia de juicio por el plagio del activista político Fernando Balda en Colombia, en 2012.

El exsecretario Nacional de Inteligencia (Senain), Pablo Romero, es el único procesado en este momento, pues se mantuvo por varios años con un llamado a juicio vigente, mientras se resolvía un pedido de extradición hecho por Ecuador a España. Romero llegó extraditado a nuestro país a finales de febrero pasado.

Fiscalía en el inicio de esta segunda audiencia de juzgamiento del caso sigue la misma línea de presentación de testigos y peritos que usó durante la audiencia de juicio contra los exagentes de Inteligencia Raúl Chicaiza y Jéssica Falcón, en febrero de 2019: el testimonio del general Fausto Tamayo, director General de Inteligencia de la Policía cuando se dio el secuestro de Balda, y el peritaje de Andrés Salazar, quien hizo un informe con el análisis de la cadena de mando y estructura de miembros policiales.

Felipe Rodríguez, defensa de Balda, explicó que Salazar mencionó que desde el nivel jerárquico la orden del plagio salió de Romero por disposición del expresidente Rafael Correa. Además, el perito habría ratificado que dentro de las acciones de inteligencia no está el secuestrar, es decir, apuntó el abogado, fue una conducta legal en la cual los autores intelectuales operaron desde Ecuador y los materiales en Colombia.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba