Proyectos residenciales sostienen al sector construcción en la crisis

Los proyectos de una sola vivienda representaron el 73% del total de las de edificaciones a construir en el 2020, según una última encuesta del Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC).

Las viviendas unifamiliares han sido las más populares en el país, incluso han sido de carácter aspiracional, señala Henry Yandún, del gremio constructores positivos.

Este tipo de edificaciones superan de largo al resto, según los datos. Por ejemplo, las construcciones de dos, tres o más viviendas representan el 13,2%, las mixtas el 5,8% y las comerciales el 5,7%.

Pese a la popularidad de las viviendas unifamiliares, Yandún considera que son limitantes para la planificación urbanística y el desarrollo social. “Las ciudades se hacen muy horizontales y esto dificulta a los municipios para ofrecer los servicios básicos, de alcantarillado, calles, entre otros”, mencionó.

Para el experto, este tipo de construcciones funcionan en ciudades con espacios de terrenos disponibles como en Guayaquil, pero no en ciudades ya bastante pobladas y con espacios limitados como Quito Cuenca. “En estas zonas es difícil construir ese tipo de viviendas porque los terrenos son carísimos”, destacó.

Según la encuesta del INEC, la media del costo previsto para construir una vivienda nueva (sin considerar el precio del terreno) en Quito fue de USD 47 000, mientras que en Guayaquil de USD 28 000.

Todos estos factores han impulsado a que el sector de la construcción inmobiliario replantee sus planes de vivienda y los clientes también cambien sus perspectivas sobre el tipo de edificación que desean para vivir.

“Hace unos cinco años, por ejemplo, en Cumbayá nadie vivía en edificios; sin embargo, ahora esa es la tendencia”. afirmó Yandún.

En un panorama de 33 meses de contracción del sector construcción, la ejecución de proyectos residenciales han permitido su sostenimiento.

Aunque entre el 2019 y el 2020, el número de viviendas a construir disminuyó 28%, la ejecución de edificaciones residenciales se mantuvo estable. En el año pasado, este tipo de construcciones representaron el 86,2% del total de edificaciones proyectadas, las no residenciales 7,9% y edificaciones mixtas el 5,8%.

Yandún considera que para ir superando la crisis es necesario potenciar la ejecución de proyectos de vivienda de interés social (VIS) y de viviendas de interés popular (VIP).

 

Fuente: El Comercio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba