Proyecto urgente incorporó a sectores olvidados y se espera que Ejecutivo sea sensible con estos cambios, según legisladores

Inclusivo, ese fue el término que utilizó Fernando Burbano para referirse al proyecto de Ley para el Fomento Productivo, que aprobó ayer, la Asamblea Nacional. Esteban Albornoz, presidente de la Comisión del Desarrollo Económico, lo confirmó. Dijo que incluyeron beneficios importantes para sectores históricamente olvidados, como el agro y la economía popular y solidaria.

No solo eso, también incorporó mecanismos de ayuda para los estudiantes, becarios, deportistas, artesanos, emprendedores, cultura, sector pesquero. “Espero que el Presidente (Lenín Moreno) observe y valore el esfuerzo legislativo de provocar una inclusión de sectores. Espero sea sensible con esto”, enfatizó Burbano.

Este asambleísta es parte de la Comisión de Desarrollo Económico y cuestionó que no se haya demostrado una consecuencia política de algunos parlamentarios, que en la mesa votaron a favor del informe y en el Pleno se mostraron contrarios al proyecto.

“Se ve que no hay seriedad para abordar los problemas del país y es una falta de responsabilidad con los ciudadanos porque hubo el espacio (durante el tratamiento en la Comisión) para manifestar las posiciones contrarias”, señaló.

Burbano recordó que la norma se construyó dentro de un proceso de diálogo y que el órgano legislativo recibió a más 50 delegaciones del sector público y privado, donde acudieron, incluso, quienes tradicionalmente no han sido escuchados.

Manifestó que ahora el país cuenta con un instrumento jurídico que favorece la inversión, el trabajo, a las pequeñas, medianas, grandes empresas, a la economía popular y solidaria, entre otros segmentos.

En cambio, Albornoz destacó el ámbito descentralizado que tiene la propuesta. Sostuvo que se pensó en los sectores deprimidos, como la frontera, y los abatidos por la naturaleza, como Manabí y Esmeraldas. Además, recordó que se ha dado un tratamiento especial a las zonas alejadas de los centros de producción, como Quito y Guayaquil.

El apoyo a las provincias afectadas por el terremoto del 2016 lo resaltó Karina Artega. Señaló que, a nivel general, con el proyecto se reactivará la economía y se fomentará el empleo. Así será, según César Litargo, pues se está enviado un mensaje positivo para los inversionistas.

Sin embargo, la norma no es una receta mágica, pero sí un buen inicio para cambiar un modelo económico que le apunte a la reactivación de la economía, precisó Burbano. Para él, después de la aprobación, una fase importante es que los beneficios del proyecto sean difundidos y socializados con los beneficiarios, para que hagan uso de la misma. /Asamblea

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba