Protestas contra femicidios se replicaron en Guayaquil, Ambato y otras ciudades

“Señor, señora, no sea indiferente, se matan a mujeres en la cara de la gente”, gritaban decenas de mujeres que se reunieron en el estadio Modelo, al norte de Guayaquil, para participar en las manifestaciones convocadas en 18 provincias, este sábado 1 de octubre.

Las manifestantes se tomaron parte de la avenida de la Américas, interrumpiendo por momentos el tránsito, para expresar su rechazo a la violencia de género y pedir a los conductores que se sensibilicen por las 206 mujeres que, según la organización La Kolmena, han sido asesinadas este año a nivel nacional.

Entre ellas, María Belén Bernal, abogada que fue vista con vida por última vez dentro de la Escuela Superior de la Policía, en Quito. Su esposo, el teniente de Policía Germán Cáceres es el principal sospechoso del asesinato de Bernal, cuyo cuerpo fue encontrado en el cerro Casitagua, a 3,5 kilómetros la institución policial.

Los nombres de Bernal y de otras víctimas fueron exhibidos en una lona plástica, ubicada en la estructura metálica de una estación de la Metrovía. “Nos estamos todas, nos faltan: María Belén, Gabriela, Yomira, Verónica, Adriana, Fladis, Casilda, Paula, Yuri, Nicol, Elvira, Andrea, Daniela, Marlene, Melani…”, mencionaba la pancarta, que fue dañada -según se denunció La Kolmena en su cuenta de Twitter- por un guardia del sistema de transporte masivo.

Luego, la pancarta fue llevada metros más adelante, hasta los exteriores de la Cuartel Modelo de la Policía, en donde continuó el plantón, que empezó pasado el mediodía de este sábado y fue replicada en otras ciudades del país.

En Quito, las agrupaciones de mujeres protestaban hasta pasadas las 16:00 en los exteriores de la Comandancia de Policía. Algunas de ellas lanzaron huevos a los policías que custodiaban la puerta principal de esta dependencia.

Mientras que en Ambato, el punto de concentración de mujeres que pertenecen a los colectivos Ana de Peralta y Guambras Verdes fue el monumento a la Segunda Constituyente, en el barrio La Merced.

Desde ahí partieron, gritando consignas en contra de los actos de violencia de género, y avanzaron hata la Gobernación de Tungurahua.

“Estar de suerte es que tu pareja no sea abusador ni femicista”, “que haber nacido nena no sea una condena”, “si tocan a una respondemos todas”, “si mirases por nuestros ojos, gritarías igual”, “si un día me desaparecen abracen a mi mamá, no se cansen de buscarme”, fueron algunas de las leyendas que se podían leer en las pancartas.

Ariana Carrión, del colectivo Guambras Verdes, afirmó que están profundamente indignadas por la violencia que se genera en contra de las mujeres sin que se castigue a los culpables. Por ello, aseguró, alzan la voz para que el caso de María Belén no quede en la impunidad: “Que no haya encubrimiento para nadie, que caiga quien tenga que caer”.

Pero el caso de Bernal no es el único caso que las preocupa. Carrión advierte que hay otros femicidios que lamentablemente se han cometido hace muchos años y que no se han dado con los responsables o se encuentran impunes.

También, añadió que los colectivos se unieron para pedir que las instituciones del Estado hagan el trabajo para dar con las personas desaparecidas, que en Ambato hay el caso emblemático de Giovanna Pérez Constante, joven universitaria que en diciembre se cumplirán doce años desde que su familia la vio por última vez. Tampoco hay responsables

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba