Presidente Lenín Moreno dijo que esta semana se anunciarán más noticias sobre la llegada de las vacunas y que retraso es culpa de Pfizer

Esta mañana el presidente ecuatoriano Lenín Moreno dio una entrevista conjunta a El Universo y a la agencia española EFE, en la cual habló del momento electoral, de las vacunas contra el coronavirus y lo que planea hacer en sus últimos meses al frente del país.

En lo electoral, indicó que le dará el poder a quien salga ganador sin ningún problema y que espera que todo se resuelva de la mejor manera en el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Además de que ante las acusaciones de fraude de uno de los candidatos que ha quedado fuera de la segunda vuelta electoral por un porcentaje de votos mínima, él piensa que en la ley están las herramientas a usar si un candidato cree que se le hizo fraude, además de que el dictamen final le corresponde al CNE, quien debe definir con los candidatos qué urnas se abren y cuáles no.

Puso de ejemplo que en las elecciones que él ganó estuvo de acuerdo con abrir las urnas ante el pedido de su competidor -Guillermo Lasso- pese a que cada vez iba aumentando más las urnas que se quería abrir, pero que al final eso hasta amplió su ventaja final.

Al ser consultado sobre su preferencia entre los candidatos, expresó que obviamente tiene una preferencia electoral, pero que no la va a manifestar para no intervenir en el proceso.

Marcha indígena

Respecto a la marcha indígena que llegará a Quito para exigir recuento de votos -en apoyo al candidato Yaku Pérez-, el presidente indicó que Pachakutik ya dijo que será algo pacífico y hacia el CNE. Sin embargo, indicó que si la manifestación no es pacífica y hubiera algún desmán, la policía estará lista para salvaguardar la ciudad, a sus ciudadanos y la propiedad privada.

Al ser consultado si existe algún paralelismo con octubre 2019, Moreno dijo que obviamente se aprende de las situaciones, pero que nunca hay suficiente diálogo y que en aquella ocasión quizá eso habría evitado lo que pasó.

Proceso de vacunación

Ante la preocupación general por el retraso de la vacunación, el mandatario dijo que todo se debe al retraso de las farmacéuticas.

Moreno comentó que se ha hecho contacto con todos los productores de vacunas y por cuestiones “que no vienen al caso” no se cumplió con el cronograma de entrega establecido previamente, pero anunció que entre esta tarde y el miércoles habrán más noticias.

Añadió que otros países también han tenido el mismo problema, pero que esta semana llegarán 17.500 dosis de vacuna.

Respecto a la vacuna rusa dice que están en negociaciones, pero que no pasa aún los pasos necesarios internos -Arcsa- y en otros países de primera línea como Estados Unidos. Esto, aunque en otros países ya se usan y hay estudios internacionales que confirman su eficacia.

El presidente también hablo sobre la posibilidad de que municipios y empresas privadas que cumplan los requisitos legales y de bioseguridad puedan tratar de comprar vacunas contra el COVID-19, y dijo que esto se analizará porque no tiene ningún problema, pero aclaró que la vacunación deberá ser gratuita para que no haya falta de equidad, como recomiendan organismos internacionales.

Además hay qué pensar en qué municipio podría llevar adelante todo lo que comprende un plan de vacunación, incluyendo la posible llegada de habitantes de otras ciudades, según Caridad Vela, secretaria de comunicación, quien estaba presente en la entrevista.

Moreno contó que la presidenta de Pfizer ha pedido disculpas por la demora y explicó que se dio porque se estaban actualizando los procesos en la fábrica y eso ha ralentizado la producción. Pero que prometió que harán todo lo posible por ponerse al día en las entregas.

Moreno ha dicho que en paralelo se han puesto en contacto con otros productores de vacunas para que lleguen grandes cantidades y empezar a aplicarla de forma masiva. No dio más detalles, solo que tenían 200 millones de dólares para gastar en vacunas, pero la dificultad era el acceso.

Empresas públicas

Se le consultó al presidente qué iba a pasar con las empresas públicas con problemas al final de su mandato, tales y contestó que estas habían sido manejadas de manera pavorosa en la década pasada y que no había ni balances.

“Queremos monetizar las empresas para saber qué puede hacer y saber si se puede concesionar la administración”, dijo Moreno.

Además mencionó que el gobierno que venga deberá enfrentar la dura situación que deja especialmente la pandemia, pero que tendrá un ‘colchón’ de miles de millones de dólares de desembolso de préstamos y otros valores que podrá usar con libertad puesto que durante el primer año no tendrá que pagar bonos ni intereses.

Leyes pendientes

El proyecto de ley llamado de “defensa de la dolarización”, que ya ha sido devuelta del parlamento con las anotaciones, casi está lista con los arreglos para volverla a enviar, según Moreno, quien aún duda de que los dos candidatos que van a segunda vuelta defiendan la dolarización.

Por esta razón, dice, tratará de blindarla con esta ley, así como la autonomía del Banco Central para que el dinero que guarda no sea usado como le plazca al nuevo gobierno.

En cuanto a la ley de extinción de dominio, dijo que la Asamblea le envió la ley, la cual ha vetado con correcciones y la pasó a la Corte Constitucional para que la examine respecto al decomiso de bienes sin sentencia previa. (I)

Fuente: El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba