Por qué hay una inflación tan baja en América Latina y qué dice de la economía de la región

Cuando los confinamientos hicieron que negocios, aeropuertos, fábricas, escuelas y casas cerraran sus puertas para mitigar la gravedad de la pandemia de covid-19, las economías de los países latinoamericanos sintieron el golpe.

La brutal contracción económica en la región el año pasado estuvo acompañada por una caída en los precios de los bienes y servicios que pagan los consumidores.

“La inflación está en niveles históricamente bajos”, le dice a BBC Mundo Ramón Pineda, Economista de la División de Desarrollo Económico de la Cepal.

Aunque la tendencia a la baja viene desde 2016, la caída de los precios fue mucho más pronunciada durante la pandemia, con un promedio regional de 2,7% en septiembre, (comparado con el mismo mes del año pasado) y excluyendo Venezuela y Argentina por sus problemas de inflación crónica (hiperinflación incluso en el caso venezolano).

¿Qué influyó en la caída inflacionaria?

Una mezcla de factores entre los cuales están las medidas para enfrentar la pandemia, la fuerte contracción de la demanda, la caída de los precios a nivel internacional (particularmente en el sector energético), los problemas de oferta y el aumento de la volatilidad cambiaria, argumenta Pineda.

Benjamin Gedan, director adjunto del Programa Latinoamericano del centro de estudios Wilson Center y profesor de la Universidad Johns Hopkins, explica que la baja de precios ocurre en un contexto muy complejo para Latinoamérica.

“No es de extrañar que la inflación se haya mantenido baja en la región dados los devastadores impactos económicos de la pandemia“, le dice Gedan en diálogo con BBC Mundo.

Tan devastadores que el Producto Interno Bruto (PIB) de la región en 2020 llegaría a una histórica contracción no vista en décadas (que puede estar en el rango de 6,9% a 7,7%, según las últimas estimaciones del Banco Mundial y de la Cepal).

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba