DestacadoPolítica

Otto Sonnenholzner: Construyamos el mejor ejército de ecuatorianos para lograr el país que soñamos

– En el Templo de la Patria, se desarrolló la ceremonia militar en
conmemoración de los 198 años de la Batalla de Pichincha y el Día Clásico de las Fuerzas Armadas, con la participación del vicepresidente de la República, Otto Sonnenholzner, el
ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, el jefe del Comando Conjunto de las FF.AA., general de División Luis Lara Jaramillo y varias autoridades del Estado.

En el acto, que cumplió con todas las normas de seguridad y distanciamiento, con ofrendas florales se honró a los héroes de 1822, que dieron paso a la independencia definitiva del país.
En este contexto, el segundo mandatario reconoció el trabajo comprometido que han desempeñado las FF.AA. en la historia y en especial al enfrentar en la primera línea el COVID19, la lucha contra el narcotráfico y el cuidado de las áreas vitales para el desarrollo. “Son ejemplo de valor y profesionalismo. Su labor ha sido vital para atender a la población, controlar y llegar con ayuda emergente. En los recorridos que he realizado durante esta
emergencia he sido testigo del cumplimiento de su misión 24/7”, destacó.

Además, en nombre del Gobierno Nacional, expresó la gratitud a “esas madres, padres, hermanos, hermanas, esposas e hijos por ser el soporte y apoyo diario en el cumplimiento de su importante tarea. Todos los ecuatorianos nos sentimos orgullosos de su inmenso aporte a la seguridad, tienen nuestro compromiso y profundo respeto”, dijo.

El Vicepresidente señaló que en la actualidad hay varias batallas que enfrentar: las noticias falsas, el hambre, la inequidad, los intereses mezquinos y la corrupción, aspectos que solo se
podrán combatir con unidad.

En referencia a los actos de corrupción ocurridos en hospitales dijo que “son atentados contra la vida” y explicó que gracias a la decisión del Gobierno, por primera vez, las compras públicas
son abiertas y transparentes. También, se han realizado miles de denuncias.

“A la corrupción ya no se la homenajea ni se la oculta, ahora se la castiga. Por eso, invito al poder Judicial, que finalmente tiene independencia para ejercer sus funciones, a que demuestre al país que esa independencia era necesaria”, agregó.

Informó también algunos de los hitos de su gestión e indicó que espera “sirva de ejemplo de cómo respetar y potenciar el buen uso de los recursos públicos que son sagrados”.

Entre los principales logros se encuentran: el trabajo articulado que permitió priorizar los recursos destinados a los gobiernos locales para obras de infraestructura sanitaria, en este tema se ha logrado una inversión de USD 1.800 millones a través del BDE; como parte del Acuerdo Nacional se materializaron consensos en leyes y acciones concretas en diversos
aspectos, demostrando que “los objetivos comunes nos deben unir”.

Durante su intervención, el vicemandatario fue enfático en señalar que trabaja al servicio del país, “sin sesgos ideológicos ni banderas políticas, alejado de pugnas y radicalismos. Yo no vine
acá por un cargo, ni por los honores o mucho menos por un sueldo vitalicio al que renuncié desde el primer día. El momento en el que el cargo de Vicepresidente se convierta en un
impedimento para seguir esa ruta, prefiero salir como siempre lo he dicho, igual que como entré el 11 de diciembre del 2018, con la frente en alto y de la mano de mi esposa”, aseveró.
Se refirió también a la situación actual que enfrenta el país, afectado por una crisis económica que ha sido agravada por la pandemia. La calificó como “posiblemente la más compleja en la
historia como país”. Sin embargo, dijo, que este es un momento para comprender que si todos no asumen los esfuerzos y sacrificios que se deben hacer, no habrá jamás dinero que alcance para levantarlo.

Por su parte, el general de División, Luis Lara Jaramillo, reiteró el “respeto inquebrantable de las Fuerzas Armadas a la democracia, la Constitución y las leyes. Hago un llamado a la unidad de todos los ecuatorianos, vivimos momentos cruciales para la nación que exige la participación decidida de todos. Este es el momento de generar cambios profundos que renueven la esperanza y los sueños de los ecuatorianos, es imperativo un cambio ético y moral en el país. La historia debe enseñarnos el camino para lograr esta transformación”, resaltó.

En este marco, al termino de su discurso el vicemandatario reiteró un llamado a la ciudadanía para que cumpla con las medidas sanitarias y se haga un esfuerzo conjunto a favor del
crecimiento de la nación. “La disciplina y responsabilidad de hoy, nos permitirá volver a abrazarnos mañana. El único proyecto político que necesitamos todos y debemos defender juntos tiene siete letras y se llama Ecuador. Construyamos el mejor ejército de ecuatorianos, donde trabajando unidos con humildad y honestidad, logremos el país que soñamos”, finalizó.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar