Política

Valencia: ‘Nuevos vuelos traerán ecuatorianos, sin poner en riesgo al país’

“Vamos a continuar trabajando para que haya más vuelos de retorno”, dijo el canciller José Valencia en una videoconferencia con cónsules del Ecuador que están coordinando el retorno de ecuatorianos al país, a quienes agradeció por el trabajo que se hallan realizando. En un ejemplo de compromiso de servicio a los ecuatorianos que buscan retornar, una cónsul ha llevado horas de árduo y continuo trabajo para organizar un vuelo, como lo han hecho otros jefes y funcionarios de oficinas consulares.

“Es comprensible la desesperación de quienes tienen deseo de volver al Ecuador, pero hay críticas que nacen de la incomprensión de los obstáculos que se deben vencer”, dijo Valencia. El Canciller ha reiterado en entrevistas que ojalá pudieran regresar el día de mañana todos los ecuatorianos que quieran volver, pero dos cuellos de botella impiden una transportación expedita: uno, conseguir vuelos que vengan al Ecuador, dado que no están operando las aerolíneas comerciales. “Esto nos lleva a depender de que se organicen vuelos charteres o vuelos de países extranjeros que vengan a recoger a sus connacionales y podamos aprovechar espacios”, dijo Valencia.

El segundo cuello de botella es la disponibilidad de plazas de alojamiento para que los viajeros realicen su APO (Aislamiento Preventivo Obligatorio) de 14 días. “No se puede dejar de lado esta disposición que defiende la salud de millones de ecuatorianos”, señaló. El APO es la mejor garantía de protección frente a los riesgos de contagio del coronavirus para la comunidad, el viajero y sus familiares y allegados.

Con el trabajo de todos, los cuellos de botella se han reducido, observó el ministro Valencia. Hasta el momento de la reunión ya habían llegado más de 2.400 ecuatorianos a los que se han sumado otros 400 viajeros a bordo de nuevos vuelos desde Estados Unidos, Chile y Perú. “También hay disponibilidad de plazas (en los hoteles de alojamiento para el APO) porque ya están terminando la cuarentena viajeros que llegaron hace dos semanas”, añadió.

Anunció, además, que “hemos explorado que Manta pueda recibir vuelos. Todavía faltan detalles, pero allí tendremos otra oportunidad de recibir más compatriotas, que podrán hacer su APO en dicha ciudad”. Precisó también que ha conversado con autoridades religiosas para ver si se pueden habilitar más alojamientos en los centros de retiro, que tienen la infraestructura necesarias.

Disciplina, solidaridad y esperanza

La cónsul en Miami, Pamela Jalil, explicó que en Miami “siempre hay 1900 ecuatorianos queriendo volver”. No son los mismos sino “que las cifras no bajan, porque sale un vuelo y centenares de personas que no estaban consideradas, se inscriben”.

El canciller reconoció que, de alguna manera, “Miami está siendo la puerta de salida de Estados Unidos” y agradeció la magnífica coordinación de la cónsul Jalil con ocho consulados ecuatorianos en los Estados Unidos para organizar un vuelo con personas que estaban en dichas ciudades.

Jalil dijo que en el consulado todos están trabajando con tres principios: disciplina, solidaridad y esperanza. Disciplina porque si no siguen los protocolos es imposible manejar nada. Solidaridad porque solo así se puede sacar a las personas de situaciones graves. “No decimos no a ningún tipo de ayuda. Las organizaciones locales de residentes ecuatorianas están trabajando unidas y han guardado en un cajón ese hambre de protagonismo que algunas a veces han tenido”. A través de esta ayuda se ha podido dotar de medicinas, alimentos e inclusive transporte a personas en necesidad. Jalil dijo que le ha tocado apelar a la conciencia de las personas que no están en una situación tan apremiante para que esperen su turno porque no todas pueden acceder al siguiente vuelo.

El cónsul en Santiago, Francisco Alvarez, dijo que, siendo un grupo más pequeño que el de Miami, una clave del éxito ha sido tener comunicación continua y directa con los pasajeros, para conocer cómo se hallan y sus necesidades, a fin de poder resolver asistencias puntuales que requieren. Otro aspecto vital ha sido estandarizar la mecánica del registro y la calificación, inclusive con algoritmos que permite calificar las vulnerabilidades de manera automática.

El mismo tema de nuevos ciudadanos que no se tenía registrados y se inscriben para viajar al Ecuador sucede en Lima, según dijo el cónsul Sandro Celi. “Se va un vuelo con 80 y nuestra lista debía bajar a 140 pero enseguida ya tenemos 200 nuevos, que nunca se habían registrado”. Celi cree que no se trata de pasajeros que se hallaban de visita en el Perú sino de ecuatorianos que estaban residiendo en el Perú y a quienes, “con las medidas de cuarentena, se les están terminando sus medios de vida y prefieren volver al Ecuador”.

También allí, con la ayuda de las damas ecuatorianas residentes en Lima, empresas y de las aerolíneas se ha logrado solventar ayudas económicas en dinero para la compra de alimentos e, inclusive, en algunos casos, la excención del costo del pasaje de retorno o de los hoteles para la APO.

Fuente: Ecuador en vivo
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar