DestacadoPolítica

Nebot: No estamos mal por lo que pasa en el mundo, sino por lo que hacemos mal aquí

En el Teatro Centro de Arte de Guayaquil inició el Foro Político Ecuador 2020, con tres invitados de primera, el secretario de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán; el líder del partido Social Cristiano (PSC) y exalcalde de Guayaquil, Jaime Nebot; y el consultor político y estratega, Antonio Sola.

El moderador fue el reconocido periodista Carlos Vera, quién comenzó preguntando: ¿Cuál es el Ecuador político que quieren?

A esta interrogante, Nebot respondió que no quiere un Ecuador político. «Quiero un país próspero y seguro para todos los ecuatorianos y especialmente para los más vulnerables. No por el 2020 sino para siempre».

Para el líder del Partido Social Cristiano (PSC), el COVID-19 (coronavirus) y la caída del precio del petróleo han causado en la economía mundial graves daños. Sin embargo, considera que son temas coyunturales.

Recordó que «la bolsa se cayó 40 % en el 2008, no 20% como ahora; el precio del petróleo bajó el 70%, no 40%; la crisis sanitaria del mundo no es la primera ni la última. Esto va pasar y hay que actuar con sapiencia y no generando pánico en la población».

A su juicio, Ecuador no está mal por lo antes mencionado, sino porque ha sido víctima, desde hace mucho tiempo, de un modelo administrativo perverso, que empobrece a los ecuatorianos y quiebra al Estado. «Estamos llegando al límite peligroso de ambas cosas».

En este sentido, indicó que un ámbito para analizar es el riesgo país. Argentina cerró la noche de este 11 de marzo con 2.948 puntos, Ecuador 3.245. Mientras que los vecinos, sometidos a los mismos problemas mundiales, Colombia y Perú, 295 y 172 respectivamente. «No estamos mal por lo que pasa en el mundo, sino porque lo hacemos mal aquí y eso es lo que tenemos que cambiar».

¿Cómo cambiamos?, no es una ciencia, es difícil hacerlo, pero si no se sabe qué hacer, entonces es más complicado, responde Nebot.

Para cambiar, Nebot destaca que se deben tener valores, libertad, democracia entendida como independencia entre las funciones del Estado, una justicia que castigue al corrupto público y que al mismo tiempo brinde defensa de los bienes y de todos. «Se necesita una justicia capaz de sancionar y encarcelar con la pena máxima, requerida por la Ley, al ladrón, violador, asesino, secuestrador y a los jueces y fiscales que permitan eso».

Asimismo, señala que se requiere una educación diferente, que empiece por volver a incorporar la ética lógica y que termine adaptándose a la educación de hoy, tecnológica, innovadora y hasta de negocios.

«Una administración honesta y solvente para ser solidaria (…) Respetando la diversidad local, sin tocar y disponer arbitrariamente del dinero de las ciudades, provincias, juntas parroquiales, empresarios, trabajadores, universidades y Banco Central», acotó al tiempo que exhortó al Estado a dejar eso.

A parte de esto, Nebot recomienda:

  1. Reducir el tamaño del Estado, pero «de verdad».
  2. Renegociar la deuda.
  3. Hacer concesiones
  4. Crear una política minera y petrolera
  5. Acabar con los subsidios al contrabandista y al rico, pero no al pobre
  6. Reformar la seguridad social
  7. Más recaudaciones, no impuestos

El énfasis debe estar en las nuevas generaciones

Por su parte, Antonio Sola, señaló que la política tradicional, como es entendida, se está extinguiendo en la región. «No es un tema de edad, sino de comprensión. Tenemos pocos líderes en el mundo que entiendan lo que está pasando».

En este sentido, recalca que la política actual no es suficiente para gobernar los próximos 200 años. «Las ideologías ya no van más. Se trata de ideas, tratar de acercarnos a los ciudadanos, quienes se han desafectado de la política tradicional».

Mencionó que una encuesta realizada en Ecuador, se evidenció que los ciudadanos creen que todos los políticos son corruptos. «Piensan que cuando llegan a Carondelet, la silla es de su culo y no del pueblo….».

Considera que el énfasis debe estar en las nuevas generaciones.


Juan Sebastián Roldán comenzó su intervención resaltando la importancia que tuvo el paro de Octubre en el país.

Además se remontó a unos recorridos por el campo ecuatoriano, donde él, junto a Otto Sonnenholzner han encontrado jóvenes que no encuentran la correlación entre el trabajo y el éxito. «La preocupación que yo tengo, es esta ruptura (…) Ya no calza el pan, techo y empleo».

Considera que para el 2021 ya no solomente se debe ofrecer lo que necesita el Ecuador para salir adelante, sino enfocarse en esa juventud que ya no tiene los valores «básicos con los que nos criamos».

El reto, para Roldán el reto está en ilusionar a esos jóvenes que ya no tienen ilusión. «Estamos frente una juventud que solo piensa en el placer y en ellos mismos».

Fuente: Ecuador en vivo
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar